La Industria Mexicana de Coca-Cola es un negocio apartidista y no toma posturas políticas en ninguna de las comunidades en donde operamos. Nuestro actuar es consistente con nuestros valores, ética y visión de negocio. Desde hace más de 90 años hemos trabajado en conjunto con diferentes Gobiernos y lo seguiremos haciendo.