Si te gusta viajar es muy probable que te hayas dado cuenta de que al bajar del avión podrías sentir la boca reseca y con necesidad de tomar agua. Esto se debe a que, en un vuelo de 3 horas, puedes llegar a perder hasta 1.5 litros de agua. Esto puede provocar que te sientas cansado.

¿Pero qué le ocurre a tu cuerpo cuando viajas en avión?

Las condiciones que se crean dentro de la cabina nos afectan, el nivel de humedad es bajo, por lo que podemos llegar a perder agua. Lo que sucede es que el aire que el avión absorbe del exterior y que circula en la cabina para permitir la respiración de los pasajeros es seco.

El cuerpo humano puede tener un nivel de humedad entre el 30 % y el 60 %, mientras que la humedad en las alturas es sólo de un 10 % o 20%. Si el aire es menos húmedo, la hidratación del cuerpo es menor.

Tips para prevenir pérdida de líquidos

  • Come sanamente. La hidratación también puede venir de los alimentos. Selecciona opciones con un alto contenido de agua, como pepino, apio, melón, sandía, manzana, naranja y piña. Una ensalada puede ser una opción.
  • Selecciona tus bebidas. Limita la ingesta de café, té durante el vuelo, ya que esto puede favorecer la pérdida de líquidos.
  • Toma bebidas rehidratantes. Bebidas como ISOLITE están diseñadas para mantener un adecuado estado de hidratación. Contienen minerales como sodio y potasio, que ayudan a tener una buena absorción de líquidos.
  • Hidrata tu piel. No olvides en cualquier momento utilizar una crema hidratante para refrescar la piel.

Recuerda cualquier molestia que puedas sentir, acudir con tu médico.