El Presidente y CEO de The Coca-Cola Company, James Quincey ofreció el discurso de apertura de la Conferencia Anual de Accionistas, brindando un rápido panorama de lo alcanzado a la fecha para luego ofrecer lo que se espera en el futuro cercano.

Quincey, explicó cómo el negocio está evolucionando según lo programado, con cambios en el gusto del consumidor y una importante evolución dentro de la compañía.

“En The Coca-Cola Company trabajamos con pasión para entender lo que la gente quiere y ofrecerles lo que desean…así de simple”, señaló. “Si buscan bebidas con menos azúcar, más ingredientes orgánicos o envases que sean totalmente reciclables, entonces ese deseo debe estar en el corazón de nuestra estrategia para que podamos tener éxito”. Un ejemplo puntual de esto es la Industria Mexicana de Coca-Cola, donde el 45% de nuestro portafolio es bajo o sin calorías.

De esta forma, hemos aplicado una aproximación emprendedora de “prueba y aprende” para crecer y escalar su portafolio de bebidas centradas en el consumidor. “Estamos desarrollando una cultura inclusiva de curiosidad y empoderamiento de manera que las nuevas ideas puedan convertirse rápidamente en una realidad”, afirmó Quincey.  “Nos mueve el progreso, no la perfección”.

Con más de 500 marcas y operaciones en casi cada país del mundo, nuestra filosofía se basa en ser una Compañía Total de Bebidas en la que se puedan “promover, cambiar y escalar” nuestros productos más innovadores de un país a otro, dijo Quincey, citando recientes expansiones internacionales de bebidas como Fuze Tea y AdeS, bebidas que son elaboradas con ingredientes de origen natural.

Adicionalmente, adquisiciones como Topo Chico, una marca premium de agua mineral en México, e innovaciones como Coca-Cola Georgia Peach y Coca-Cola California Raspberry, atienden los deseos de la gente por sabores locales, comentó Quincey.

Además, seguimos tomando acciones para asegurar que “estamos haciendo negocios de la manera correcta, no de la manera más fácil”, explicó Quincey, “ofreciendo las marcas que el consumidor desea, pero también siendo la compañía en la que ellos confían”.

Dicha confianza viene de los compromisos que tenemos con el medio ambiente y la comunidad, por ejemplo, la recientemente anunciada campaña de empaque sustentable Mundo sin Residuos, misma que tiene la visión de reciclar para 2030 una botella o lata por cada un envase que se venda globalmente.

Y en esta misma línea de un mundo sustentable, en México, más del 100% del agua que utilizamos en  nuestras bebidas es devuelta a la naturaleza y el 42% de la energía eléctrica de nuestras plantas embotelladoras proviene de fuentes renovables. 

Así queda claro que “nuestro negocio ha estado siempre en su mejor momento cuando creamos oportunidades compartidas a través del crecimiento”, concluyó Quincey.