Con más de 90 años de presencia en México, la Industria Mexicana de Coca-Cola (IMCC) está conformada por Coca-Cola México, ocho embotelladoras y Jugos Del Valle-Santa Clara. Empresas orgullosamente mexicanas que trabajamos con altos estándares de calidad.

Como parte de esa idea fundamental, creemos que ofrecer siempre lo mejor no sólo consiste en ofrecer un amplio portafolio de productos, sino que es un proceso que involucra personas, estilos de vida y recursos. Por lo tanto, nos resulta vital participar activamente en pro del bienestar de estos factores.

De acuerdo al informe anual Comprometidos contigo, esto se afianza en cuatro ejes de acción: agua, reciclaje, empaques sustentables y energía.

Según la palabras de Manuel Arroyo, Presidente de Coca-Cola México: “En la IMCC mantenemos pasos firmes hacia nuestro compromiso por un futuro sustentable. Seguimos avanzando a través de la implementación de diversas iniciativas que promuevan el bienestar del medio ambiente y que contribuyan a mitigar el cambio climático, con el objetivo de proveer un mejor futuro para las próximas generaciones”

Bajo esta dirección, se ha invertido en estrategias y tecnologías para el uso eficiente y reducción del impacto de la energía en el medio ambiente. Tanto, que desde el 2010, Coca-Cola consiguió que el 42% de la energía eléctrica implementada en sus plantas embotelladoras proviniera de fuentes renovables.

No sólo eso. De ese total, durante el 2017, 5 plantas de nuestro sistema embotellador trabajaron con electricidad generada con energía 100% renovable durante todo el año. Gracias al uso de esta energía limpia, se evitaron 126 mil toneladas de CO2 en ese año, ¡lo que es equivalente a sacar de circulación a 27 mil vehículos!

Áreas como manufactura, distribución y refrigeración han sido claves en este aspecto. Por ejemplo, un importante avance en la reducción de la huella de carbono proviene de la instalación de más de 1 millón de refrigeradores que operan con tecnologías ambientalmente amigables.

Otro punto importante dentro de nuestro compromiso con el medio ambiente, es sin duda la implementación de nuestro programa esKO Top10 Energy Savings Challenge en colaboración con WWF. Mediante este programa, logramos certificar el cumplimiento de acciones que nos ayudan a ser más eficientes en el consumo de energía.

A la fecha, está implementando en 47 plantas que han reducido hasta en un 10% el consumo de energía por litro de bebida producida del año 2010 al final del 2017. Todo mediante un trabajo basado en la eliminación de fugas de aire comprimido y vapor, iluminación eficiente y sobre todo, la capacitación en ahorro a todos los colaboradores.

Una logística sustentable es otro factor importante dentro de este compromiso. Sumándonos a la visión global 2020 de reducir nuestra huella de carbono en toda la cadena de suministro, continuamos integrándonos al programa Transporte Limpio.

Dicho programa es impulsado en conjunto con la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) y la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT). En él, brindamos capacitación en temas de conducción técnico-económica, la cual al implementarse correctamente permite ahorrar hasta un 30% de combustible.

Para lograr esta cifra y reducir la huella de carbono en nuestra cadena de suministro, en la IMCC se optó por echar a andar un taller donde se adoptan tecnologías y mejores prácticas para transportes de carga.

El compromiso de la Industria Mexicana de Coca-Cola con el medio ambiente está ahí y estamos trabajando para poder cumplir con sus objetivos. Ya no hay vuelta atrás, por lo que estamos seguros que entre industria, asociados y consumidores, ¡lo lograremos!