Sin duda, Santa encarna el espíritu de la Navidad. Él es la mejor prueba del enorme poder que reside dentro de todos nosotros para hacer el bien y conectarnos con los demás a través de pequeños actos de bondad.

Pero, ¿te habías puesto a pensar que este personaje navideño tan querido y tú tienen más en común de lo que parece? Y no, no se trata de que te subas a un trineo y des regalos a diestra y siniestra, sino de lo mucho que puedes hacer la diferencia en la vida de los demás, con los más mínimos detalles.

Descubre con nosotros cómo podrías convertirte en Santa ¡y sin necesidad de ponerte un traje rojo!

Desliza primero hacia la izquierda y luego hacia la derecha, para descubrir lo mucho que tienes en común con Santa. 

#SeamosSanta