Tomar un trago de Fresca y sentir su sabor en la boca es algo tan normal que quizás no te has dado cuenta la cantidad que cosas que suceden en ella cuando lo haces.

Y es que, desde el momento que abres el envase y percibes su aroma junto a esa característica sensación burbujeante, tus sentidos del gusto y el olfato se activan, preparándote para recibir una refrescante experiencia.

¿Lo habías notado? ¡Acompáñanos a descubrir qué más pasa en tu boca al beber una Fresca!

El origen del sabor

Antes que nada, tenemos que hablar de los sabores, los cuales, según su definición científica, son sensaciones químicas que suceden tanto en la lengua como en el olfato. De hecho, este sentido es muy importante en cómo percibimos a qué saben los alimentos y bebidas, ya que un 60% de lo que detectamos como tal ¡proviene del olor!

Por su parte la lengua también juega un papel súper importante, pues ahí es donde distinguimos los sabores reales, gracias a unos pequeños sensores que se encuentran en ella, llamados papilas gustativas. Se dice que tenemos aproximadamente 10 mil de éstas. Todas ellas son como pequeños nervios que envían señales al cerebro y es su efecto químico el que nos hace tener la sensación del gusto.

Así, cuando el líquido entra en contacto con tu boca, ellas comienzan a segregar saliva, debido a que Fresca contiene jugo de toronja, por lo que entra en la categoría de bebidas cítricas, las cuales tienen ese efecto, potenciando la sensación de frescura.

¿Mapa de sabores?

Ojo, aunque seguramente has visto el clásico diagrama que explica las zonas de la lengua que perciben determinados gustos, diversos estudios científicos han demostrado que no es completamente cierto. Y es que los cinco sabores básicos (dulce, salado, ácido, amargo y umami), realmente son detectados en toda la lengua, no sólo en zonas específicas.

De hecho, existen diversas combinaciones que dan como resultado un gusto particular: por ejemplo, el sabor de la  toronja, que es una mezcla de dulce con ácido.

Así que ya lo sabes, cada vez que le das un trago a tu Fresca, entran en juego varios de tus sentidos, así como miles de receptores que logran que percibas nuestro sabor tan único de la toronja que es simplemente ¡frescura sin amarguras!