¿Has sentido que de repente, en algún momento del día, te da el ‘bajón’? Quizá necesitas algo de comer. ¿Qué es la glucosa y para qué sirve? Conoce los detalles y entérate porqué es importante llevar una dieta correcta que se adapte a tus necesidades. 

La glucosa es lo que llaman “el azúcar” que se encuentra en la sangre. Se obtiene de los alimentos que ingerimos y llega directamente a las células de tu cuerpo para activarlas. Tu tipo de alimentación juega un papel clave para darle a tu cuerpo la cantidad de glucosa (azúcar) que necesita. Pero, ¿cómo se transforma lo que comes para viajar por tu sangre?

Checa esta ilustración con los 5 pasos principales:

Print

Glucosa: una fuente de energía 

Los azúcares que consumimos a diario de muchas maneras -en frutas, cereales, vegetales, postres y bebidas- se transforman en tu cuerpo hasta glucosa, la cual empleamos para obtener energía para activarlo todos los días. Los azúcares de la miel de abeja, por ejemplo, se llama fructosa; la que consumes en la mesa para endulzar tu café o té lleva por nombre sacarosa, y en los productos lácteos los azúcares se encuentran de forma natural como lactosa.

Todos los azúcares aportan la misma cantidad de calorías: 4 kcal por gramo, que tu cuerpo consume según sus necesidades y estilo de vida.

Es importante considerar que si consumes más energía de la que necesitas, esa glucosa se almacenará en nuestro organismo y esto, a la larga, ocasionará un aumento de peso.