Ofrecer a nuestros consumidores las bebidas que desean en empaques con las cantidades de su preferencia es uno de los compromisos principales de The Coca-Cola Company, pues ello se traduce en priorizar el valor por el volumen. Si a ello le agregamos que tales empaques contienen información clara para tomar decisiones inteligentes, entonces estaremos aportando al crecimiento sostenible de los ingresos de la empresa, permitiendo la continuidad de este círculo virtuoso.  

Todo lo anterior se debe a que hoy en día las personas esperan tener más control sobre lo que comen y beben, tornándose en ser selectivos al momento de elegir. De aquí que hayamos introducido mayor variedad de bebidas en envases pequeños y más convenientes, que incluyen mini latas, formato hacia el que los consumidores se sienten atraídos, según la consultora Nielsen.

De acuerdo con esta empresa, en los Estados Unidos el formato mini lata aumentó del 10% al 15% en los últimos seis años y creció dos dígitos en 2017.  Para atender esta preferencia del consumidor generamos empaques alineados a los gustos locales. Por ejemplo, en México, ofrecemos 260 presentaciones con menos de 100 calorías, haciendo que el 45% de nuestros productos sean bajos o sin calorías.

Otro caso es Irlanda e Irlanda del Norte, donde Coca-Cola Hellenic Bottling Company (CCHBC) lanzó una botella de vidrio pequeña de 200 ml de Coca Cola Zero Azúcar para satisfacer la demanda de los consumidores locales. En Polonia ejecutamos algo similar, donde hace varios años Coca-Cola y CCHBC introdujeron una lata de 200 ml en el mercado que atrajo el interés de los consumidores.

Estos ajustes no son improvisados. Son el resultado de estudios serios de mercado y de los consumidores.

Además, están los socios embotelladores del Sistema Coca-Cola que son de clase mundial al distribuir nuestras bebidas en prácticamente cualquier lugar del mundo, utilizando camiones de reparto y refrigeradores de última tecnología para asegurarnos que nuestras bebidas estén en el exacto lugar y momento en que las personas las deseen.

Ejemplo de lo anterior es México, donde se tienen 13 mil rutas de reparto atendidas por más de 28 mil vehículos de fleteo que generan más de 97 mil empleos directos y más de un millón de empleos indirectos, traduciéndose todo ello en que Coca-Cola genere una economía similar al 1.4 del PIB del país.

El enfoque renovado del sistema en el crecimiento de los ingresos es primordial para impulsar una mejora en la ejecución. Ya sea que un consumidor ingrese a una tienda en Ciudad de México, Buenos Aires, Barcelona o Atlanta, The Coca-Cola Company se enfoca en ofrecer distintas opciones y porciones, informar claramente los datos y escuchar lo que la gente quiere.