Para James Quincey, Presidente y CEO de The Coca-Cola Company, proteger a todo el personal es parte importante del ADN de la compañía, no importando el punto de la operación. De manera que los lugares de trabajo deben ser tan seguros como nuestros productos.

“Por eso nos comprometemos a que cada espacio cumpla con los más altos estándares de seguridad, que nos ayuden a cuidar varias generaciones de trabajadores”, manifiesta Quincey.

Motivo por el que, desde 2012, se ha buscado crear un círculo virtuoso que permita a la Industria Mexicana de Coca-Cola desarrollar programas que ofrezcan información sobre lo que ocurre a lo largo de la cadena de producción para luego gestionar proyectos que ayuden a crear mejores condiciones de empleo, según Vicente Zenit, Sub Director de Seguridad y Salud Ocupacional de Coca-Cola México.

Obviamente, todo ello, a partir de cuatro pilares estratégicos:

Capacidades: esto en referencia a la implementación de programas de capacitación que permitan construir competencias en diferentes territorios, además de establecer lineamientos de comportamiento. “El entrenamiento se vuelve algo fundamental”, refiere Zenit.  

Cultura: transformar toda una organización requiere mucho trabajo y tiempo para hacer que nuevos procesos se integren en la parte cultural.

De manera que con asesoría de los expertos en seguridad, se comienzan a integrar componentes de medición (índices), que permiten evaluar las acciones realizadas, a fin de establecer planes de mejora continua en materia de seguridad para los 97 mil empleados del Sistema Coca-Cola en México.

Lo importante es que gracias al trabajo conjunto de los grupos embotelladores: Arca Continental, Bebidas Refrescantes de Nogales, Bepensa, Coca-Cola Femsa, Corporación RICA, Jugos Del Valle y Santa Clara, además de Industria envasadora de Querétaro, se han logrado importantes avances en la reducción de incidentes en las 67 plantas, 367 centros de distribución y en torno a los 29 mil vehículos. Por lo que fue realizada la ‘Primera entrega de Reconocimientos 2018 en Seguridad y Salud Ocupacional Clase Mundial’.

Clumplimiento a la normatividad: esto se refiere al seguimiento de los requisitos corporativos que tienen un carácter global y local; además de lo que establece en la materia la Norma Oficial Mexicana.

Sistemas de administración: los líderes de la organización deben comprometerse y organizarse para gestionar los recursos que transformen su forma de operar. De acuerdo con Zenith es necesario: invertir, establecer procesos, que un gerente de seguridad sea capacitado, armar una estructura y plantear buenas prácticas, entre otras cosas.

La transformación de la cultura en materia de seguridad ha cambiado mucho en los 5 años más recientes, explica Zenit, y revela que en la actualidad: “el 100% de las operaciones y cualquier reunión comienzan la comunicación y revisión de los puntos de seguridad”.

Como puedes ver, nuestro compromiso con la seguridad de nuestra gente es total. Por eso, nuestra meta rumbo al 2020 es que el número de incidentes se reduzca al mínimo (o se eliminen) en cada una de las áreas de operación de la Industria Mexicana de Coca-Cola.