¿Recuerdas aquellas pequeñas y divertidas figuras de personajes moldeadas en plástico semitransparente conocidas como Hielocos?

Fueron unos de los objetos promocionales más exitosos que lanzó la Industria Mexicana de Coca-Cola a mediados de los años 90. Por su variedad de diseños que incluían originales formas, rápidamente se posicionaron entre los favoritos de los coleccionistas.

También conocidos como “Gogos”, fueron inspirados en el “juego de tabas” que se practicaba en la Antigua Grecia y consistía en jugar con huesos a manera de dados. Obviamente, para 1997, año en que llegaron a México, la mecánica del juego cambió, así como su aspecto.

Con nombres propios y divertidas personalidades, eran de distintos colores y algunos incluso brillaban en la oscuridad. Todos podían guardarse en contenedores temáticos de plástico de distintas formas y siluetas.

Los sobres metálicos, que contenía dos Hielocos (nombrados como Geloucos en Brasil), una tarjeta con datos del personaje y calcomanías que podían pegarse en un álbum, se canjeaban por 5 corcholatas o 3  taparroscas y unos cuantos pesos.

Fueron 4 series de estos inolvidables coleccionables: los Originales, los que brillaban en la oscuridad, los Aliens y los Futboleros. Originalmente eran 60 Hielocos diferentes y cada uno lo podías encontrar en 8 colores distintos.

Hasta la fecha son recordados con cariño por diferentes generaciones, que siguen buscándolos y coleccionándolos porque les permiten viajar al pasado y revivir memorias de una época maravillosa.

Y tú, ¿te acuerdas de los Hielocos?