Coca-Cola está acelerando su transición hacia una Compañía Total de Bebidas y, para ello, ha renovado su enfoque en la innovación y crecimiento, según lo dicho por James Quincey, Presidente y Director Ejecutivo de The Coca-Cola Company, ante más de 120 inversionistas y analistas financieros que se dieron cita en las oficinas centrales de la empresa para participar en el Investor Day 2017.

En la primera reunión de su tipo celebrada desde 2009, Quincey y otros líderes senior de la compañía, explicaron cómo la empresa está expandiendo su portafolio de productos colocando al consumidor al centro de la estrategia. Además, se ha ido afianzando triunfos en diferentes mercados y adoptando una actitud experimental de prueba y error.

“Debemos ser más ágiles y poner nuestros productos en el mercado de una manera más rápida”, dijo Quincey. “Operamos en más de 200 países, así que tener éxito en uno de ellos francamente no marca el rumbo. Éste se mueve únicamente cuando tenemos éxito en dos o más países grandes. Ejecutar las mejores y más exitosas ideas alrededor del mundo es un factor crítico para crear marcas que brinden resultados”, comentó.

Ejemplo de lo anterior es el próximo lanzamiento que hará la compañía en Europa de la bebida de soya AdeS, misma que en Latinoamérica tiene una gran aceptación. También Honest Tea y Smartwater recientemente “brincaron el charco”, de EE.UU. a Reino Unido.

Otra acción que está implementando la compañía es el regreso de la propiedad de las embotelladoras a empresas independientes alrededor del mundo. Este nuevo sistema de re-franquicias hace que The Coca-Cola Company vuelva a lo que mejor sabe hacer: desarrollar y promover marcas, así como empoderar a una red de 250 embotelladores, para todos juntos generar a esa “Compañía Total de Bebidas”, que entrega productos pensados en los consumidores".

“Crecer no es un objetivo…es una disciplina”

El Director de Crecimiento de la compañía, Francisco Crespo, introdujo en la reunión un nuevo concepto para Coca-Cola: la disciplina de crecimiento. “Crecer no es un objetivo, es una disciplina”, señaló. “Cuando tu practicas tal disciplina, el resultado es el crecimiento”.   

“En lugar de decirle a los consumidores que es lo que ellos deberían estar bebiendo, nosotros de manera humilde debemos alinear nuestro portafolio a sus gustos, a sus necesidades”, agregó Crespo, quien además mencionó que la empresa se está enfocando en pequeñas categorías de bebidas que agregan valor a la oferta que se brinda hacia los consumidores.

“Destino claro, grandes fundamentos en una industria atractiva”.

De esta forma, Coca-Cola está embarcada en su misión de ser una Empresa Total de Bebidas desde una posición de fortaleza, según Quincey. Esto porque desde 2007 ha duplicado su portafolio de marcas que rebasan los mil millones de dólares en ventas y ubicándose ahora en veintiún marcas, además de gozar del liderazgo en bebidas carbonatadas, jugos, leche, tés y café, entre otras categorías.

“Tenemos fundamentos sólidos en nuestras marcas, distribución y en el know-how”, explicó Quincey. “Tenemos un destino claro, grandes fundamentos y estamos en una industria muy atractiva”, finalizó.