En la Industria Mexicana de Coca-Cola impulsamos acciones para cuidar al medio ambiente a través del reciclaje y de la disminución de la generación de PET; así, contribuimos a que menos plásticos lleguen a los océanos. ¿Cómo?, con el diseño de empaques que puedan transformarse en nuevas botellas, por ejemplo.

Esto es, tras depositar el envase de tu bebida favorita en contenedores de residuos, se transportan a la planta de reciclaje donde las botellas se transformarán en pellets, que son pequeños fragmentos de PET, de los que luego se obtiene resina reciclada con la que se fabricarán las nuevas botellas de Ciel 100% hechas de otras botellas.

Otra ventaja de utilizar esta resina para darle una segunda vida a los envases, es que se genera un ahorro de 75% de energía al producir la resina reciclada en comparación con la resina virgen. Además, en la industria del reciclaje se beneficia a más de 27 mil personas con empleos directos e indirectos; de esta manera se contribuye al bienestar social y ambiental de las comunidades.

Botella color azul

Quizá ya hayas notado que la nueva botella de Ciel purificada posee un ligero tono azul, y te preguntarás por qué; resulta que esa tonalidad deriva del proceso de reciclaje que se sigue para obtenerla.

Y es que para garantizar que esta botella está hecha 100% de otras botellas, se le agregó una tintura azul, que contrarresta el color gris que normalmente adquiere la resina durante el reciclaje. De esta manera se maxifica su uso para la generación de nuevas botellas al aprovechar toda la resina.

Si eliges la nueva botella azul de Ciel, estarás consumiendo empaques ligeros y amigables con el medioambiente, a la par de ayudar a reducir la generación de plástico, fomentar el buen manejo de residuos y, ¡claro! a disminuir tu huella de carbono.