A nivel global, en Coca-Cola siempre hemos estado preocupados por contribuir a favor del medio ambiente. Es uno de nuestros más grandes compromisos en los últimos años y hemos puesto en marcha distintos esfuerzos para lograrlo.

Uno de ellos, es nuestro objetivo de eficientar al máximo el manejo de nuestros empaques. De esta manera, ponemos manos a la obra para recuperarlos, más incentivar su reciclaje y así construir un Mundo sin Residuos.

Nuestro proceso de producción está pensado para ser sustentable y el material de los envases para todo lo que producimos ya está inmerso dentro de un ciclo de reutilización.

Actualmente, en promedio nuestras botellas de plástico están hechas de PET (plástico de tereftalato de polietileno) en un 25% reciclado y 75% virgen pero, debido a nuestro compromiso con el medio ambiente, se tiene estimado que para el 2020, esta cantidad alcanzará el 50%.

El reciclaje de materiales no estaría completo sin acciones como las de la Industria Mexicana de Coca-Cola, a través de nuestras plantas Petstar e IMER, cuya capacidad de procesamiento es de 85,000 toneladas por año de este material. Unas 4,000 millones de botellas, capaces de rellenar el Estadio Azteca, ¡3 veces!

No sólo eso, desde el 2007, hemos reducido el peso de nuestros envases en un 27%, lo que ha disminuido el peso total del plástico usado en las botellas de 500 ml. en los últimos 20 años, ¡haciéndolo más ligero que nunca!

Por otra parte, nuestras latas se componen por un 42% de aluminio reciclado y 56% de aluminio nuevo. Y su grosor es más delgado que anteriormente, ¡tanto que se puede comparar al de un cabello humano!

En Coca-Cola los procesos de innovación son una constante, por lo que además del PET, utilizamos materiales renovables y novedosos en cada una de nuestras presentaciones. Como la botella PlantBottle™, misma que es la primer botella de plástico totalmente reciclable fabricada parcialmente de plantas y con una huella de carbono 20% menor.

Otro ejemplo del cual nos sentimos muy orgullosos, es la botella de Ciel. Un envase reciclable, 100% hecho de otras botellas. Algo totalmente revolucionario, ya que cada una de estas piezas, tiene una vida post-consumo que beneficia al medio ambiente mediante la reducción de desechos.

A nivel global, la icónica botella Contour  de Coca-Cola no está exenta de este proceso. En ella, la cantidad de vidrio reciclado asciende al 47% y 53% es vidrio nuevo. De hecho, entre el 2000 y el 2007, se redujo la cantidad de cristal en su fabricación, ahorrando más de 52,000 toneladas de vidrio.

Algunos frutos ya comienzan a verse. Como resultado del aligeramiento de nuestros empaques, en el 2016, calculamos que logramos evitar más de 10,000 toneladas de CO2. 24.4% más en comparación con el 2015.

Además, siempre estamos buscando impulsar esfuerzos de este tipo, como promover el upcycling, fomentar la colecta de PET, celebrar el Día Mundial del Reciclaje e impulsar escuelas sustentables, entre otras muchas iniciativas más.

Ahora que sabes de qué están hechos nuestros envases, conoces mejor nuestro compromiso con el planeta, así que por favor, colabora con nosotros siendo parte de la cadena de reciclaje de la botella de tu bebida favorita. Obvio, después de disfrutarla al máximo.