El reciclaje tiene diferentes beneficios ambientales y sociales, pues contribuye a la mitigación del calentamiento global al emplear menos energía y recursos no renovables para conseguir resinas que nos permitan producir nuevos objetos.

Es por eso que en la Industria Mexicana de Coca-Cola (IMCC) mantenemos nuestro compromiso con el medio ambiente a través de nuestras acciones de reciclaje; por ejemplo, en nuestra planta PetStar, reciclamos 50,000 toneladas de PET al año.

Se trata de la planta de reciclaje más grande del mundo y procesa miles de toneladas de PET grado alimenticio, transformando esos envases en nuevos empaques para nuestras bebidas. Esto es, 3,100 millones de botellas anuales, lo equivalente a llenar 2.4 veces el Estadio Azteca.

Aporte al medio ambiente

Un año después de su fundación, en 2010, PetStar instaló maquinaria de reciclado Pellenc ST, capaz de adaptarse a los diferentes tipos de residuos. Con ello, logró duplicar su línea de ordenamiento con la última generación de estas tecnologías.

Desde 2012, millones de nuestros empaques de PET están elaborados al 100% con material reciclado e incorporamos en ellos cerca del 29% de resina reciclada o proveniente de fuentes renovables. Como resultado, en 2016, la IMCC evitó que se emitieran a la atmósfera más de 10 mil toneladas de dióxido de carbono (CO2), 24.4% menos que el año anterior.

Con estos esfuerzos en beneficio de la ecología y la comunidad, nos convertimos en líderes en América Latina en reciclaje, contribuyendo así al cuidado del medio ambiental.


De esta manera, mantenemos el compromiso de la Industria Mexicana de Coca-Cola de proteger al medio ambiente.