Cada año el Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) organiza un encuentro donde se reúnen empresarios, banqueros, jefes de estado y activistas para discutir sobre los problemas del mundo: se trata del Foro Económico de Davos.

Estos foros se realizan desde 1970 y a partir de 2003, se decidió elegir un tema para el evento, el cual se resume en una frase. Por ejemplo, el primer año fue “Creando Confianza”, en 2006 “El imperativo creativo”, mientras que en 2010, “Repensar, rediseñar, reconstruir”. Para este 2018 se designó “Creando un futuro compartido en un mundo fracturado”.

Esto se debe a que tras el último Informe de riesgos mundiales, el WEF descubrió tres de los cinco más probables para 2018: clima extremo ambiental, desastres naturales e incapacidad de mitigar el cambio climático.

Este año, entre los más de 3,000 invitados al Foro de Davos, figuró el primer ministro indio Narendra Modi, el presidente francés Emmanuel Macron, la canciller alemana Angela Merkel y la primer ministra británica Theresa May. Asimismo, líderes emergentes como Liu He, vicepresidente de planificación económica de China, el secretario general de la ONU Antonio Guterres y el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, también formaron parte de la lista.

Éstos, centraron su preocupación en el medio ambiente, en concreto la sustentabilidad, energía, agua y la visión de un mundo sin residuos.

Coca-Cola contribuye en la solución

Ante la preocupación mundial de actuar contra el impacto negativo al medio ambiente, The Coca-Cola Company, así como la Industria Mexicana de Coca-Cola, han puesto en marcha iniciativas con las que reiteran su compromiso con la conservación del entorno. Ejemplo de ello es la implementación de la meta global, Mundo Sin Residuos, la cual tiene como objetivo recolectar y reciclar el equivalente al 100% de sus envases que venda para el 2030

Otras acciones que realiza la IMCC al respecto, son: