¿Sabías que cuando eliges tomar un Del Valle 100% jugo de naranja formas parte de una cadena de bienestar? ¿No? Bueno, déjanos contarte que cuando lo haces, obtienes la energía del jugo de fruta y te conectas con agricultores mexicanos, como los que se encuentran en la Huerta Santa Sofía, ubicada en Veracruz -quienes cuidan las naranjas que dan origen a tu bebida-.

Por cierto, ¿has oído hablar sobre el sello Rainforest Alliance (sí, el de la ranita) y qué significa? Te lo platicamos.  Este se le otorga a aquellas fincas que realizan diferentes prácticas agrícolas y medioambientales que benefician el entorno. Y sí, ¡la Huerta Santa Sofía lo ha conseguido!

¿Quieres saber cómo lo lograron? Protegiendo el medio ambiente usando técnicas para la captación de agua de lluvia en una presa con la que riegan sus campos de naranjas; evitando que se use el agua de los ríos y haciendo que conserven su caudal natural. Esto también sirvió para proteger la biodiversidad y darle un hogar a animales, como el cocodrilo Ramón, además de otras especies -incluidas las plantas-.

¡Ah! Igual controlan las plagas con métodos ecológicos para proteger las cosechas y reducir al mínimo los riesgos. Claro que todavía hay más acciones que contar, pero próximamente te daremos más detalle.

Seguro te estás preguntando ¿y tú cómo ganas? Bueno, el resultado de todo esto es que puedas disfrutar de un delicioso Del Valle 100% jugo de naranja.

¿Ves? Al final es una relación ganar-ganar donde ayudas a proteger el medio ambiente, así como al cocodrilo Ramón para que tenga un hogar y, además, te beneficias tú.

¡Todo está conectado!

Te invitamos a ver el siguiente video.

Del Valle, sabe bien y lo hace bien.