Abrir la bóveda de los archivos de Coca-Cola es toda una experiencia. Ahí se encuentran filas y filas de estantes con botellas originales y objetos de colección que son parte de esta historia de 132 años y contando.

Estas son algunas de las maravillas que se guardan en tan mágico lugar:

Chicle Coca-Cola

Fue en 1905 que se creó, en sabores de hierbabuena y menta. Realmente la compañía nunca lo distribuyó, pues se vendieron los derechos a la empresa Franklin-Caro, que lo produjo por corto tiempo, convirtiéndolo en una pieza rara, muy valorada por los coleccionistas.

Fuente de soda de mármol

Esta impresionante y sólida fuente de mármol  realmente se creó como muestra. Fue usada por la empresa John Matthews Corp, con la finalidad de vender sus fuentes para hacer agua carbonatada, a inicios del siglo XIX.

Relojes de Neón Coca-Cola

Con un diseño muy cuidado, estos brillantes y coloridos relojes, tienen ese aire retro tan característico. Aparecieron por primera en la década de 1940 y actualmente los coleccionistas los aprecian mucho.

Relojes Coca-Cola Dome

Estas piezas de colección hechas a mano, sólo se ofrecieron a los embotelladores de nuestra refrescante bebida, lo que los convierte en objetos muy exclusivos y especiales para todos aquellos que aman la memorabilia de Coca-Cola.


Calendarios de escritorio

Los calendarios de mesa fueron un elemento muy popular en las oficinas durante los años 50, por lo que estos calendarios de escritorio de la marca tuvieron un gran auge en aquella época.