Una alimentación correcta debe mantener un equilibrio entre la energía que recibimos a través de los alimentos y la que gastamos para todas nuestras actividades del día, y para las funciones básicas de nuestro cuerpo. Dicho equilibrio se puede lograr a través de las porciones, que permiten que nuestra selección en cuanto a la cantidad de comida de que ingerimos, sea más fácil.

¿Qué es una porción? Es la cantidad de un alimento que integra cada platillo y que puede consumir una persona en un tiempo de comida (desayuno, comida, cena y/o colaciones). Las porciones que necesitas a lo largo del día, dependen de factores como tu peso, edad, estatura y cantidad de ejercicio que realizas. Sin embargo, si quieres llevar una dieta equilibrada, existen porciones recomendadas de cada alimento  y cantidades máximas sugeridas con el fin de evitar los excesos.

¿Qué factores inciden en la definición de una porción?

  • El aporte nutricional del alimento. Proteínas, hidratos de carbono o grasas.

  • El grupo de alimentos al cual pertenece. De acuerdo al Plato del Bien Comer, son tres grupos: Frutas y Verduras, Leguminosas y Alimentos de origen animal, Cereales.

  • Características de la persona que lo consumirá: edad, género, peso, estatura, estado de salud, nivel de actividad física.
  • Hábitos de consumo: disponibilidad de los alimentos, costos, valor cultural.
Coloca tu cursor sobre cada grupo de alimentos para conocer más