Tal vez el nombre de Haddon “Sunny” Sundblom no te suene la primera vez que lo escuchas, pero si te contamos que fue el ilustrador estadounidense encargado de crear la imagen de Santa tal como lo conocemos hoy en día, podrás empezar a comprender su relevancia.

En 1931, The Coca-Cola Company lo contrató para crear una serie de ilustraciones para la temporada navideña. Para ello, Sundblom decidió cambiar drásticamente a Santa, que hasta entonces era una figura gris y aburrida, y lo convirtió en un hombre feliz con mejillas rojas y una gran barba blanca. De esta forma, el Santa imaginado por Sundblom llegó a todo el mundo a través de la publicidad de Coca-Cola hasta llegar a ser un ícono de reconocimiento internacional.

Y es que antes de que Sundblom lo ilustrara así, no había un consenso general sobre su aspecto físico, puesto que cada país llegó a tener su propio concepto de Santa, aunque sí existían diversas representaciones en ilustraciones y libros en los que se le veía portando un abrigo rojo.

Para crearlo, Sunblom en un principio usó como modelo a su amigo Lou Prentiss, sin embargo Prentiss falleció. Tras su muerte, “Sunny” se usó como su propio modelo, pintándose a sí mismo mientras se miraba en un espejo.

Auténticas obras de arte

Sundblom creó, a lo largo de los años 1931 y 1964, más de 40 pinturas al óleo donde se mostraba a Santa entregando los juguetes y haciendo una pausa para disfrutar una Coca-Cola. Estas numerosas imágenes todavía están en uso en anuncios, carteles, empaques y muchos otros materiales más.

Las obras de Sundblom también son apreciadas en los círculos artísticos. Sus obras originales pertenecen a la colección de arte de The Coca-Cola Company, la mayoría de las cuales se han presentado en museos de prestigio, como el Louvre en París y el Museo Real de Ontario en Toronto.

La evolución de un clásico

En el 2001, la obra de arte de Sundblom fue la base para un comercial animado de TV, creado por el animador ganador del Premio de la Academia, Alexandre Petrov.

Además, desde 2017 volvió a ser protagonista central de comunicación navideña de la Compañía, con un look renovado, que demuestra que Santa se adapta sin problemas a los tiempos actuales y que su presencia nos acompañará sin importar que hayan pasado muchos años desde aquella primera vez que se presentó con su traje rojo y una gran sonrisa en una ilustración navideña de Coca-Cola.