Es difícil imaginarlo, pero al principio, cuando surgieron tus bebidas favoritas ¡no tenían nombre! Descubre junto a nosotros cómo fueron nombradas algunas de las marcas representativas de la Industria Mexicana de Coca-Cola.

Sprite. En 1940, esta curiosa palabra se refería a un famoso duende, creado por el artista Haddon Sundblom, llamado Sprite Boy, que aparecía en los anuncios publicitarios de Coca-Cola en aquella época.

Fue hasta 1961 que se le nombró así a nuestra bebida lima-limón, tras poner a consideración de un focus group varias palabras para darle identidad. La mayoría votó por rescatar Sprite del olvido... ¡y el resto es historia!

Coca Cola. El 8 de mayo de 1886, el Dr. John S. Pemberton, un farmacéutico local, descubrió la fórmula que nos caracteriza. Sin embargo, fue su socio y contador, Frank M Robinson, quien creyendo que “las dos C se verían bien en la publicidad”, sugirió el nombre y escribió la ahora famosa marca "Coca-Cola" con su caligrafía única.

Fanta. Creada en 1940, en plena II Guerra Mundial, ya te hemos contado su curiosa historia en Journey. Sin embargo, respecto a su nombre, se dice que fue inventado por Joe Knipp, un vendedor de Coca-Cola, basándose en las primeras cinco letras de la palabra alemana “fantasie”, que en español significa “fantasía”.

Ésto, en medio de un reunión convocada Max Keith, directivo de la Compañía en Alemania, quien pidió a los presentes que utilizaran su imaginación (“fantasie”), para nombrar esta bebida.

Topo Chico. El agua mineral y la sangría Topo Chico, toman su nombre del famoso cerro que se localiza en Monterrey, Nuevo León, del que nace un manantial del cual se extrae el agua mineral.

Sobre este sitio existe una leyenda de cómo la hija del emperador Moctezuma bebió de sus cristalinas aguas para poder curarse de un mal que la aquejaba.

Sidral Mundet. Nombrado así por su creador, el empresario español Arturo Mundet, esta bebida de manzana, que inicialmente utilizaba el proceso tradicional de la cidra, ha acompañado a la gastronomía mexicana desde hace más de 100 años.

Su nombre es sinónimo de calidad y continúa siendo un referente de que lo hecho en México, ¡está bien hecho!