Ya lo dijo Thomas Jefferson: “El café es la bebida favorita del mundo civilizado”. Y es que por su exquisito sabor y potente aroma, es una bebida ideal para comenzar el día, ya que su variedad de preparaciones se adapta a las exigencias y gustos de cualquier paladar.

Conoce junto con nosotros algunas de sus variedades más populares y elige cuál se adecúa más a tu estilo de vida.

Expreso
Debido a su rápida preparación en una máquina, el expreso (o espresso) es uno de los predilectos para los amantes del café concentrado servido en un vaso o taza pequeños. A través de un molido muy fino, el agua caliente, cuya temperatura promedio es de 94 grados celsius (aunque puede variar), pasa a presión y extrae los olores y sabores del grano. Si el molido es muy grueso, la consistencia será “diluida”, pálida y sin sabor.  Puedes identificarlo por su capa de crema en la superficie, resultado de la presión a la que ha sido sometido.

Para aquellos que buscan tomar opciones listas para beber de forma práctica, en poco tiempo y que contengan café de altura, destaca Barista Bros listo para beber en sus presentaciones Single Shot y Extra Shot. Están elaboradas con leche Santa Clara y contienen extracto de café 100 por ciento arábigo. 

Americano

Si te gusta el café con cuerpo ligero y suave al gusto, el americano, preparado en una cafetera, es para ti. A pesar de su popularidad, quizá pocos saben que surgió durante la Segunda Guerra Mundial. Al agregar agua caliente a un expreso los baristas italianos imitaban el sabor del café de filtro para los soldados estadounidenses afincados en Italia.

La alemana Melitta Bentz encontró la forma de filtrar la infusión con papel absorbente y con ello evitar los grumos. Los filtros para café patentados comenzaron a popularizarse en Europa y Estados Unidos, lo que inspiró a que se fabricaran cafeteras con filtros.

Con un aroma y sabor característicos, sobresale el café en grano Barista Bros con semillas Single Origin provenientes de Veracruz de la hacienda Kassandra, premiada mundialmente. Cuenta con distintas variantes como americano, americano descafeinado y tostado en grano. 

Latte

Otro café que encabeza la lista de favoritos es el latte. Como su nombre lo dice, es una mezcla de café (expreso intenso) y leche vaporizada (como la Santa Clara, que tiene distintas opciones, desde leche entera hasta deslactosada light-descremada). Suele confundirse con el capuchino, pero lo cierto es que tiene menos espuma y suele servirse en una taza más alta.

En la Industria Mexicana de la Coca Cola sabemos que no importa qué café elijas, sino que te regales un momento para disfrutar de todo su sabor y aroma, como a ti te gusta. Así que descubre al barista que llevas por dentro ¡y deleita a tus sentidos!