Hay una frase de Voltaire que dice que "la originalidad no es otra cosa que imitación con criterio". Y eso fue justamente lo que hizo Beatriz Carmona, una chica de 17 años originaria de Sao Paulo, Brasil, que para aplicar a una vacante de trabajo diseñó su currículo en la etiqueta de una botella de Coca-Cola, logrando ganarse el puesto ¡entre 370 candidatos!

“¿Cómo destacar entre tanto talento?”, fue una de las preguntas que se formuló Beatriz cuando vio la oportunidad de colaborar en ReachLocal, agencia de marketing digital ubicada en el municipio Barueri.  Y con la creatividad como aliada, esta chica que vive con su abuela, quien la mantiene a ella y a sus dos hermanos con una pensión de dos salarios mínimos, decidió llevar el ingenio al límite con una meta muy clara: intentar trabajar en lo que más le gusta para así ayudar en casa.

El camino de la creatividad

"Pensé en utilizar la marca más conocida del mundo para llamar la atención", explica Beatriz, quien por seis horas ajustó su currículum e hizo un diseño similar al de la etiqueta roja de una botella de Coca-Cola de 2.5 litros.

Luego de imprimir dos etiquetas, pegó una de ellas en una botella de Coca-Cola y la colocó en el refrigerador antes de irse a dormir. Cuál fue su sorpresa cuando en la mañana, vio que la botella estaba con la rosca abierta y con menos cantidad de refresco. Hablando con su familia, descubrió que uno de sus hermanos, ¡tuvo un antojo de nuestra refrescante bebida por la noche y abrió la botella!

Beatriz Carmona

Ricardo Matsukawa

Sin perder tiempo, Beatriz compró otra botella y colocó la segunda etiqueta. Así, la misión para destacar de la multitud había concluido la primera fase; ahora sería el momento de llegar a las manos correctas.

Tenía claro que, para tener una oportunidad, la botella tenía que llegar directamente al director de Recursos Humanos de la agencia, Flavio Pelizari, y aunque Beatriz entregó su creativo currículum a la secretaria con esa clara sugerencia, sabía que tenía que hacer algo más.

¡Y qué bueno que lo hizo! porque como todo refresco, el envase fue a dar al refrigerador de la empresa. Fue hasta que esta chica publicó en redes sociales las imágenes de su botella y llamó al director de contratación, que su currículum empezó a dar de qué hablar.

La historia se hizo viral hasta que recibió un mensaje de la agencia, en el que le proponían una entrevista laboral. “Desde hace 20 años nadie había presentado una idea como esta”, comentó el director de Recursos Humanos.

Hoy, Beatriz Carmona trabaja en la agencia ReachLocal, que tiene como cliente a FEMSA, fabricante de Coca-Cola en Brasil, demostrando de esta forma que es posible cumplir los grandes sueños si inviertes  dedicación y mucha creatividad en ellos.

Texto original publicado en Coca-Cola Journey Brasil, producido por Ecoverde Conteúdo Jornalístico