Una planta que te brinda muchos beneficios

El aloe vera, conocido como sábila, es una planta de tipo suculenta (del latín suculentus, “muy jugoso”), llamada así por contener grandes cantidades de agua. El ejemplo más típico de suculentas las podemos encontrar en los cactus existentes en América (como el agave y, por supuesto, la sábila, que se esparcen por todo México) y en otras partes del mundo como África, el Caribe, Australia y en los trópicos de Asia.

La sábila se encuentra en muchas partes del mundo y, en nuestro país, crece en distintas regiones debido a su gran adaptabilidad tanto a climas templados como cálidos en zonas áridas, semiáridas, tropicales y subtropicales como, por ejemplo, los campos del estado de Tamaulipas. En particular, esta entidad es considerada como líder en la producción de sábila en nuestro país: de acuerdo con Ariel Longoria García, representante de la Secretaría de Desarrollo Rural, la entidad produce anualmente alrededor de 158 mil toneladas de sábila.

La taxonomía de la sábila

De acuerdo con The International Aloe Science Council, existen en el mundo aproximadamente 400 especies distintas de esta planta que tal vez has visto en casa de tu mamá o de alguna tía, pues la sábila es muy usada de manera casera debido a su gran cantidad de propiedades curativas y cosméticas, por lo cual ha tomado mucha importancia en países como Estados Unidos, Canadá, Japón, México, Alemania y Holanda, entre otros.

La sábila es cultivada desde hace 6,000 años, en el antiguo Egipto, donde la planta ya era representada en tallas de piedra. Era conocida como la “planta de la inmortalidad” y se empleaba como un regalo fúnebre para los faraones.

Por su apariencia, muchas veces es confundida con algún cacto espinoso pues la sábila está formada por un grupo variable de hojas con pequeñas espinas que parten de un tronco que hace las veces de raíz central (como los agaves) y del que sale esporádicamente dos o tres veces por año, un largo tallo coronado con flores amarillas. Su fruto es una cápsula triangular que contiene numerosas semillas.

Las hojas o pencas de la sábila merecen especial atención; son muy carnosas y están rellenas de pulpa, misma que tiene muchas aplicaciones y propiedades, por ejemplo, de ellas se extrae un jugo que es usado desde generaciones atrás de manera cosmética. De cuerpo carnoso, con un tamaño promedio de 50 cm de largo y un considerable grosor, son capaces de acumular importantes cantidades de agua, misma que es usada para dar frescura a quien la ingiere.

Una planta que te ayuda a ser parte de la cadena de bienestar Del Valle

Gracias a sus grandes cantidades de agua y su sabor natural, la sábila ahora es parte de la familia Del Valle, quien ha creado Del Valle Pulpy Sábila, una bebida refrescante con deliciosos trocitos de sábila, lo que le aporta gran sabor, frescura y naturalidad. La sábila con la que se hace Del Valle Pulpy Sábila es cultivada de manera 100% sustentable por manos mexicanas en Rancho Aloe Paraíso, ubicado en Jaumave, Tamaulipas.

De esta manera, cuando consumes Del Valle Pulpy Sábila formas parte de una cadena de bienestar: te beneficias a ti, apoyas el campo mexicano y a las comunidades locales y ayudas al medio ambiente.

Del Valle. Sabe bien y lo hace bien.