Como parte de nuestro propósito, en Del Valle queremos ayudar al desarrollo y mejoramiento del campo mexicano. Como resultado de esto, contamos con una materia prima de la mejor calidad gracias a que su cultivo es realizado por medio de prácticas sustentables.

Este es el caso del nuevo Del Valle Pulpy Sábila, una bebida que contiene trocitos de sábila cultivados de una manera 100% sustentable en el Rancho Aloe Paraíso, en Jaumave, Tamaulipas. Así, al consumir un Del Valle Pulpy Sábila formas parte de toda una cadena de bienestar: te beneficias a ti, apoyas el campo mexicano y a las comunidades locales y ayudas al medio ambiente.

La sábila en México

La sábila, ingrediente esencial de Del Valle Pulpy Sábila, se ha convertido en un cultivo con excelente perspectiva de crecimiento en nuestro país y es ideal para áreas que dependen de la lluvia de temporal, incluso en zonas áridas gracias a su alta resistencia a las sequías.

La sábila que empleamos en Del Valle es cultivada de manera alterna con otros productos agrícolas básicos como el maíz y el frijol; es decir, llevamos a cabo la siembra y cultivo de la sábila y, después, se alterna con la siembra y cultivo de esas plantas. Este proceso sustentable se llama reconversión productiva.

En el ámbito nacional, Tamaulipas ocupa el primer lugar en producción de sábila con 15 mil hectáreas y 15 plantas agroindustriales; este cultivo también predomina en los estados de Yucatán y Veracruz. Sus formas principales de aprovechamiento son la venta por hijuelo, hoja y gel o jugo (preindustrializado).

La sábila es una planta con una vida media pues su plantación tarda 12 meses en generar la primera cosecha, con un promedio de tres cortes anuales, durante una vida productiva de ocho años, aproximadamente. Como ejemplo, en el Rancho Aloe Paraíso, en Tamaulipas, se siembran casi 500 hectáreas de Aloe Barbadensis Miller (sábila aloe vera) variedad más conocida a nivel mundial. Estos productores cuentan con cultivos 100% sustentable, por lo que su sábila se considera de alta calidad.

Un cultivo totalmente natural

En particular, para que la siembra de la sábila sea considerada como sustentable, debe tomar en cuenta ciertos procedimientos necesarios para un mejor aprovechamiento del agua, la tierra y la alternancia de cultivos, requerimientos esenciales para la obtención del producto que empleamos en Del Valle Pulpy Sábila.

Este procedimiento, a grandes rasgos, consta de los siguientes pasos:

1. Cosecha

Se realiza de forma totalmente manual y consiste en cortar una esquina de la base de las hojas maduras con la punta de un cuchillo. Por lo general, se pueden cosechar desde 6 a 12 hojas por planta. Las hojas cortadas se depositan en cajas de plástico y son transportadas a la planta procesadora el mismo día de su cosecha. Se guardan los residuos de las hojas ya procesadas para que en un cultivo futuro sigan nutriendo el suelo, con ello hacemos que no haya desperdicio y que se aproveche orgánicamente toda la planta de la sábila.

2. Periodo de alternancia

Una vez que las plantas han llegado al final de su vida productiva, debe aprovecharse el campo por medio de un periodo de alternancia durante un año para, de manera posterior, plantar nuevamente la sábila. La alternancia consiste en lo siguiente:

a) Preparar el terreno

Como ya lo mencionamos, cuando la sábila llega a su etapa final, es eliminada y molida. Después de esto, se prepara el campo por medio de barbechar (quitar la tierra a 25 cm de profundidad), subsolar (remover de manera profunda la tierra) y rastrear el suelo (preparar el terreno para la siembra); se deja descansar 90 días sin realizar actividad alguna, a excepción de eliminar las malezas que hayan crecido durante los primeros 45 días.

b) Siembra de primer cultivo alterno

Después de este descanso se prepara el suelo y se siembra un cultivo alterno de frijol, maíz o sorgo. Esto con la finalidad de mejorar la fertilidad de suelo al incorporar materia verde, además de que el frijol tiene la habilidad de fijar N2.

c) Siembra de un segundo cultivo alterno

Después de esto, se da un segundo descanso y cultivo de alternancia diferente al anterior (si primero se sembró maíz, ahora será el turno de frijol o sorgo).

d) Aplicación de residuos de sábila

No podemos dejar de repetir la importancia de aplicar nuevamente los residuos de la sábila después del segundo cultivo alterno. Este residuo contiene cáscara de las mismas hojas de la planta que han sido cosechadas, el cual es incorporado al suelo aplicando alrededor de 200 toneladas por hectárea de residuo. Esto ayuda mucho al campo, pues no contiene ningún contaminante gracias a que las hojas de sábila han sido lavadas y enjuagadas con agua.

Una vez que se ha descansado el terreno y cultivado dos cultivos alternos (y haber aplicado residuos de sábila) este se encuentra listo para ser plantado nuevamente con sábila. Con esto se cierra su círculo de producción bajo un sistema sustentable.

Como puedes ver, nuestra forma de cultivar la sábila en el campo mexicano hace que tu Del Valle Pulpy Sábila sea una buena opción al momento de disfrutar sus trocitos de sábila natural, al mismo tiempo que ayudas al campo mexicano y a las comunidades que lo trabajan, formando así una gran cadena de bienestar.