Antes de tomar una deliciosa bebida de soya, tal vez puede interesarte saber de dónde viene, ¿listo para saborearla? Bien, hay botánicos que creen que esta semilla se cultivó por primera vez en China, hace unos 7,000 años a.C. Luego los coreanos, japoneses y chinos comenzaron a utilizarla para consumo cotidiano en diferentes preparaciones.

Se sabe que las bebidas vegetales hechas a base de soya fueron integrándose paulatinamente en la dieta de los habitantes chinos y que las bebían con preparaciones especiales añadiendo distintos sabores e, incluso, elevando su temperatura en tiempo de frío.

Aunque su comercialización era limitada, a principios del siglo XX se comenzó a popularizar en diferentes países. De hecho, se piensa que a Henry Ford (sí, el que fundó la compañía automotriz) le gustaba mucho consumir bebidas vegetales a base de soya. Para la década de los 50, se comenzó a ofrecer a las personas intolerantes a la lactosa y para los años 70, por sus beneficios nutricionales, se consideró que podía convertirse en uno de los alimentos del futuro.

Beneficios nutricionales

La soya es una buena fuente de proteínas, tanto que por su origen vegetal no tiene colesterol. De esta manera, en diversas partes del mundo es un alimento básico en las dietas de personas.

AdeS, una bebida de semilla de soya

Entre otros beneficios, la soya tiene un alto contenido de proteína, por lo que puedes disfrutar de ésta en sus diferentes derivados, como lo son las bebidas de semillas -como AdeS Soya-, una opción para complementar tu alimentación porque tiene nutrientes vegetales que puede adaptarse a tu estilo de vida saludable.