Juan Daniel Benito, del Área de Desarrollo de Empaques del Centro de Innovación y Desarrollo de Coca-Cola en México, presenta los envases con 25% menos contenido de plástico.

¿Sabías que el envase de nuestras bebidas, es quizá igual de importante que su contenido?

Crearlos no es sencillo. Su diseño debe ser agradable a la vista, sus colores deben atraer tu atención y su forma debe ajustarse bien con tu mano. Además, su diseño no debe confundirse con alguno ya existente. Por si lo anterior no fuese poco, también debe ir de acuerdo con la bebida que va a contener. Se trata entonces de lograr un balance casi perfecto.   

Es por lo anterior que en la Industria Mexicana de Coca-Cola nos tomamos muy en serio este tema, buscando que lleguen a ser tan emblemáticos como la célebre botella contour, que es reconocida a nivel mundial como símbolo de nuestra compañía.

Por ello contamos con diversos centros de investigación y desarrollo de envases, siendo uno de ellos el Centro de Innovación y Desarrollo de Coca-Cola (CIDCC) en México. En el CIDCC nacen las bebidas que la compañía ofrece para toda Latinoamérica, incluyendo sus envases, y sólo durante 2017 se lanzaron 87 nuevos de estos últimos.

“El empaque es uno de los desafíos más importantes que tenemos: nuestro objetivo es que sean icónicos. Por eso, cada una de nuestras marcas posee un envase único”, asegura Juan Daniel Benito, Gerente del Área de Desarrollo de Empaques del CIDCC, añadiendo que en su área detectan dónde hay una oportunidad, luego buscan ideas, avanzan en distintos desarrollos y antes de salir al mercado realizan múltiples pruebas en colaboración con el Centro del Consumidor.  

El medio ambiente como factor importante

tenemos muy claro nuestro compromiso con un medio ambiente sustentable, por ello En Coca-Colano escatimamos esfuerzos en nuestros procesos internos, incluyendo el envasado.

Como ejemplo de ello tenemos que años atrás implementó un proyecto a nivel mundial que permite emplear un 25% menos de plástico en los envases de productos tales como jugos, néctares, tés, así como Powerade

Sobre este tema, Juan nos detalló que “al tratarse de bebidas sensibles, cuyos envases se tienen que llenar a 85ºC de temperatura, se requieren botellas muy pesadas y que resistan el vacío que se produce cuando se enfría el contenido. Eso limita mucho el diseño”.

Sin embargo, y luego de diversas investigaciones y pruebas, consiguieron esa reducción del 25% gracias a una tecnología nueva. “Esta reducción es récord mundial: nadie más en la industria consiguió estos pesos”, afirma Juan, y añade que “somos los primeros en utilizarla, y nuestro objetivo es extender su uso a todo nuestro Sistema”.

Así que ya lo sabes, en Coca-Cola dedicamos la misma pasión a desarrollar nuestros envases con la que hacemos nuestras bebidas, pues al final se trata de brindarte un producto que satisfaga todos tus sentidos y que contribuya a mantener un equilibrio con el medio ambiente.