Resulta difícil de creer, pero al pavo se le conoce en inglés como turkey porque los ingleses pensaban que venía de Turquía, aunque realmente es originario del continente americano. 🦃

No, lo guajolotes no cambiaron su nacionalidad. Resulta que, después de descubrir América, los españoles los llevaron a su país y de ahí se fue comerciando por todo el continente con lentitud, pues era considerado un alimento de lujo. Luego de algún tiempo, fueron los comerciantes turcos los que lo llevaron a Inglaterra y, bueno, desde entonces se le dice turkey (turco).

¿Qué habrían pensado los aztecas de esta historia? Considerando que era una de sus principales fuentes de proteínas. ¡Ya tienes un dato curioso qué comentar con tu familia durante la cena de Noche Buena! Lo fantástico del pavo es que, además de delicioso, puede ser acompañado con sabores que se han vuelto tradición: Coca-Cola Sin Azúcar, Fresca, o Limón&Nada, entre otros.

Definitivamente, aún queda mucho por saber de los pavos y de la Industria Mexicana de Coca-Cola.