Dentro de las tradiciones más arraigadas de nuestro México, se encuentran las Posadas, esos festejos previos a la Navidad llenos de color, música y alegría, a los que seguramente alguna vez has asistido. Pero, ¿te gustaría saber cuáles son sus orígenes? ¡Retrocede 430 años con nosotros!

Inicios coloniales

Fue en 1587, cuando Fray Diego de Soria obtuvo el permiso del papa Sixto V para realizar en la Nueva España (más específicamente en San Agustín de Acolman, Estado de México), 9 misas de aguinaldos, para recordar las noches en las que José y María peregrinaron de Belén a Nazaret buscando posada antes del nacimiento de Jesús.

Al principio las celebraciones, que inician el 16 y terminan el 24 de diciembre, se llevaban a cabo en los atrios de la iglesias, donde se hablaban de pasajes bíblicos.

Con el tiempo se empezaron a festejar también en las casas y se le fueron añadiendo diversos elementos como el canto de las letanías, que representa a José y María pidiendo asilo; los villancicos, las piñatas, los “aguinaldos” (bolsitas o canastas con dulces); las luces de bengala, la música, comida y por supuesto el ponche.

Dale, dale, dale…

Algo que jamás debe faltar en una posada es una piñata, y aunque actualmente podemos encontrar una gran variedad de diseños, la tradicional es la estrella de siete picos, que representa los pecados capitales: ira, pereza, avaricia, lujuria, envidia, soberbia y gula.

De esta manera el romper la piñata se interpreta como la derrota del mal. ¡Ah! y los ojos vendados no son sólo para hacer que sea difícil pegarle, significa la fe, que es ciega.

¡A dar posada!

Si ésta vez te toca recibir a los peregrinos, aquí te damos una lista de lo no puede faltar en tu posada:

Adornos: el nacimiento y los farolitos.

Velitas: las usarás cuando se cante la letanía.

Luces de bengala: darán color y alegría a la noche.

Aguinaldos: usualmente se entregan a quienes no participan en la piñata.

Piñata: tú decides el diseño, que puede ser tradicional o más moderno.

Comida: suelen consumirse antojitos mexicanos, y de postre buñuelos o tamales.

Ponche: es un clásico para entrar en calor.

¿Te faltaron las bebidas? Jugos, leche, agua y todos los productos de la familia Coca-Cola ahora pueden ser llevados hasta las puertas de tu casa gracias a Coca-Cola en tu hogar, sólo pídelos desde cualquier dispositivo móvil, ¡y a festejar se ha dicho!