Aunque no lo creas, después de la crisis económica de 1929 nadie iba al cine. Y como medida desesperada, los dueños de las salas integraron la venta de palomitas al negocio. 🍿 Sí, fue gracias a este alimento que se salvó esta industria. 🎥

Ir al cine era como acudir a la ópera. Las personas vestían de traje para ver las primeras películas del siglo XX (y no, no se podían consumir alimentos al interior de la sala), pero todo cambió con la crisis. Los precios de las entradas se hicieron accesibles y se permitió que la gente entrara con paquetes de palomitas que se vendían en puestitos en el exterior. Para que la experiencia fuera completa, los empresarios decidieron integrar una dulcería al negocio y, con ello, llamar la atención de un nuevo público.

Desde entonces, el cine y las palomitas 🍿 han sido inseparables. Claro que para acompañar estos momentos de diversión para disfrutar de los estrenos, siempre es bienvenido el delicioso sabor de una Coca-Cola Sin Azúcar. ¿Quién diría que un alimento que se usaba para rituales en México salvaría una industria tan importante en Estados Unidos?

Aún queda mucho por saber del cine y de la Industria Mexicana de Coca-Cola.