¿Sabías que existe un Día Mundial de las Bebidas en Lata? Para celebrarlo, te vamos a descubrir algunos datos curiosos acerca de nuestros envases que seguramente te sorprenderán.

1. Cada parte de la lata tiene un nombre. Aunque la veas como una unidad, realmente la lata está conformada de 3 partes:

-El cuerpo de la lata, que es la parte más grande y se forma en una sola pieza desde la base hasta la parte superior.

-La tapa, que es el círculo que la sella y que tiene el orificio para beber el líquido.

-La lengüeta, que es la parte que doblamos y queda dentro al abrir la bebida. Esta pieza no solo es de aluminio, además contiene magnesio y manganeso para hacerla más resistente, es por ello que podemos hacer palanca con ella para abrir el orificio previamente recortado de la tapa.

2. Así se logra que cada una de ellas esté llena al mismo nivel. Se van llenando uno a uno, dejando suficiente espacio para evitar que el líquido se derrame y después pasan por un proceso de inspección en el que se descartan las que no se hayan llegado hasta el nivel necesario.

3. El código impreso debajo de nuestras latas, ¡tiene un significado! Y no nos referimos al código de barras. Debajo de cada una hay una serie de números que nos indican:

  1. Día, mes y año de elaboración.

  2. Hora y minutos exactos de llenado.

  3. Lugar de donde provienen los ingredientes de tu bebida.

  4. Planta que elaboró.

  5. Fecha de consumo preferente.

Estos números nos ayudan a darle seguimiento al proceso de elaboración de nuestras bebidas en cada una de sus etapas. Gracias a esto podemos rastrear en cualquier momento un producto y sus ingredientes.

4. Tenemos más opciones de tamaños de las que te imaginas. Seguro conoces perfecto nuestra clásica lata de 355 ml, pero ¿sabías que tenemos envases de menos de 100 calorías? Desde 235 mililitros, hasta porciones todavía más pequeñas, como las versiones de 200 o 192 mililitros para que elijas la que mejor se adecue a tu estilo de vida.

5. La lata de Coca Cola se inventó ¡durante una guerra! Así es. La Segunda Guerra Mundial motivó la creación de este tipo de envase, pero fue hasta 1960 que comenzó a venderse de manera oficial en Estados Unidos en la presentación de 355 ml.

6. Hemos celebrado las victorias deportivas en nuestros envases. Los eventos deportivos más importantes del mundo, han sido retratados en nuestros envases convirtiéndose en verdaderos iconos de una época. En ellos se ha hecho homenaje a Olimpiadas, Mundiales y eventos de distintas categorías, promoviendo los valores deportivos universales y la sana competencia.

7. ¡Coca-Cola ha estado en el espacio! El 12 de julio de 1985, una lata de Coca Cola viajó a bordo del Transbordador Challenger, pero ese no fue su último viaje: seis años después, el 26 de agosto de 1991 para ser más exactos, la Agencia Espacial Soviética mandó de nuevo este empaque a la estación espacial MIR; por último en febrero de 1995, Diet Coke fue la primera bebida baja en calorías en el espacio a bordo del Transbordador Discovery.

8. Hay más de una razón para que sean redondas. No hay latas cuadradas o rectangulares porque su forma cilíndrica hace que su producción sea más rápida, se utiliza menos aluminio en su elaboración y optimiza el proceso de impresión de las mismas.

Así que ya lo sabes, nuestras latas están hechas para garantizarte un producto en óptimas condiciones y además amigable con el medio ambiente, para que tú disfrutes  del refrescante sabor de nuestra bebida como y cuando quieras.