La Selección Mexicana de Futbol ha tenido un papel importante dentro de la máxima competencia de la FIFA™. Como ejemplo, estos 10 datos curiosos de la huella que México ha dejado en la historia de la Copa Mundial.

1. La mascota perdida

México fue el segundo país sede en contar con una mascota mundialista. Esta tradición dio inicio en Inglaterra 1966 y continuó durante México 1970. Para dar vida a tal proyecto, se eligió al famoso diseñador Lance Wayman, quien creó la identidad gráfica de los Juegos Olímpicos de México 68.

Él diseñó a Pico, un águila que vestía el uniforme de la Selección Mexicana y que salía de un huevo en forma de balón de futbol. Su imagen incluso formó parte de la papelería oficial de México 70’, sin embargo, una agencia de publicidad mexicana presentó al Comité Organizador del Mundial una contrapropuesta: un pequeño llamado “Juanito” que lucía el uniforme de la Selección y un sombrero de paja.

Finalmente el personaje resultó tan simpático que se eligió por sobre Pico, convirtiéndose en la mascota oficial de esos juegos.

2. México: el primer contendiente

La Selección Mexicana tiene el honor de haber disputado el que fuera el primer partido en la historia de los Mundiales de futbol. Esto ocurrió durante el mundial de Uruguay 1930, donde el partido inaugural se disputó entre Francia y México el 13 de julio, encuentro que los galos se llevaron por marcador de 4-1.

3. Los primeros relevos

Desde que se inaugurara la primera Copa del Mundo, hasta el mundial de Inglaterra 1966, no existían los cambios de jugador durante un partido. Fue hasta México 1970 que se introdujo la posibilidad de hacer sustituciones y Juan Ignacio Basauguren se convirtió en el primer jugador de cambio en anotar un gol durante los mundiales.

4. CDMX: La ciudad con más partidos mundialistas

La Ciudad de México ha sido sede de un total de 23 encuentros mundialistas entre el mundial de 1970 y 1986. En el Estadio Azteca se disputaron 19 de ellos y cuatro en el Olímpico Universitario de Ciudad Universitaria.

Además, con 19, el Estadio Azteca es el recinto que más partidos mundialistas ha albergado.

5. Uno de los futbolista con más mundiales

La mayor referencia futbolística de un jugador mexicano en Copas del Mundo es Antonio Carbajal, quien logró asistir a cinco diferentes ediciones.

Carbajal formó parte del combinado nacional durante las ediciones de 1950, 1954, 1958, 1962 y 1966, era el único futbolista que había logrado semejante hazaña, hasta que, en Francia 1998, el alemán Lothar Matthäus empató el récord del mexicano, seguido por el arquero Gianluigi Buffon.

6. Abuelo y nieto goleadores

El 17 de junio de 2010, en Polokwane, Sudáfrica, Javier Hernández hizo su primer gol en un Mundial y con ello celebró el tanto número 2,100 en la historia de las Copas del Mundo.

Aquella anotación fue muy especial, ya que significó que ‘El Chicharito’ marcó ante Francia, un adversario al que su abuelo, Tomás Balcázar también le había anotado durante el Mundial de Suiza 1954.

7. Y también… ¡el gol más bello de los mundiales!

Hace poco, la FIFA™, a través de sus redes sociales eligió el gol más hermoso que se ha anotado en la historia de las Copas del Mundo y fue Manuel Negrete y su tijera en el Mundial de México 86, el que obtuvo este honor.