Desde hace años realizamos acciones que reflejan el compromiso que tiene la Industria Mexicana de Coca-Cola con el cuidado al medio ambiente como el impulso al reciclaje. Y como siempre queremos ir más allá, desde ahora, las botellas de Ciel se transforman en nuevos envases hechos 100% de otras botellas, o sea que todos los empaques de Ciel ya tienen una vida post consumo, beneficiando así al medio ambiente porque se reducen las botellas en el entorno y, por ende, baja la posibilidad de que lleguen a los océanos.

¿Cómo son? Nuestra nueva botella es 100% hecha de otras botellas; es decir, se parece a la que ya conoces, solo que por ser reciclada, ahora tiene un ligero color azul. ¿Para que? esto implica que nuestras botellas serán usadas nuevamente para poder hacer nuevas botellas reduciendo la generación de PET. Ahora puedes estar seguro de que cuando bebes agua Ciel lo haces de una botella reciclada con PET grado alimenticio, por lo que así fomentas el buen manejo de residuos y cuidas el medio ambiente a través de las planta recicladoras PetStar e Imer que tienen la capacidad de reciclar 4,000 millones de botellas cada año (esto equivale a llenar 3 veces el Estadio Azteca).

Así se hacen las botellas hechas 100% de otras botellas

El proceso de hacer una botella Ciel 100% hecha de otra Ciel inicia luego de que disfrutas del agua para luego aplastarla, cerrarla y depositarla en contenedores de residuos. No es necesario enjuagar los envases, pero eso sí, no hay que introducirles ningún objeto.

Después se recolectan las botellas de Pet grado alimenticio a través de nuestros socios, para luego transportarlas hasta nuestras plantas. Una vez en las bodegas, se cataloga, almacena y prepara para comenzar su reciclado, tratamiento que se realiza en 20 pasos.

Después de su almacenaje, el PET se prelava, se separan las botellas de otros colores y materiales, para luego pasar a la molienda donde las botellas se transformarán en pequeñas hojuelas de plástico. Luego se lavan, secan, se quita todo material que no se puede aprovechar y se elimina la humedad para poder obtener un material homogéneo y, entonces, evaluar su calidad.

El siguiente paso es el de convertir las hojuelas en pellets -como pequeños chochitos-, que luego se cristalizan y entintan para obtener la resina que se va a usar para fabricar las nuevas botellas hechas 100% de otras botellas. Obvio, se verifica que tenga la calidad adecuada antes de comenzar con el siguiente paso.

Porque estamos comprometidos con el cuidado al medio ambiente, en la Industria Mexicana de Coca-Cola innovamos en nuestros procesos para que cada que disfrutes de Ciel sepas que la botella que tienes en la mano está hecha 100% de otras botellas.