Ahora que ya conoces nuestra nueva botella 100% hecha de otras botellas, estás consciente que al elegirla contribuyes a construir un Mundo sin Residuos, pero ¿sabes por qué tiene ese característico tono azul?

Su matiz azulado es resultado de un proceso que va desde el lavado y molienda hasta la fundición y fusión de las botellas, permitiendo que se aprovechen al cien por ciento para generar nuevos envases.

Y es que este ligero color azul contrarresta el tono gris que normalmente adquiere el PET al momento de reciclarse, adquiriendo una tonalidad mucho más transparente para generar otras botellas, optimizando su uso.

Paso a paso

El reciclaje en azul comienza desde que depositas tus envases de Ciel en los contenedores de residuos, los cuales se recolectan, se transportan a nuestras plantas, como PetStar e IMER, donde se catalogan, almacenan y preparan para iniciar el proceso.

Ahí se prelava el PET y se muele, generando pequeñas hojuelas de plástico que, a su vez, se lavan y se secan para eliminar la humedad, obteniendo un material homogéneo, que queda listo para  que sea evaluada su calidad.

Posteriormente, con las hojuelas seleccionadas se crean pellets que son como chochitos, los cuales se cristalizan y se entintan de nuestro tono azul para obtener la resina que servirá para crear otros envases.

Ahora ya sabes que al elegir Ciel, tomas una decisión que ayuda a construir un Mundo sin Residuos,  porque estás contribuyendo con la creación de las nuevas botellas color azul, 100% hechas de otras botellas.