¿Sabías que cuando eliges tomar un Del Valle 100% jugo de naranja eres parte de una cadena de bienestar que permite darle un hogar al cocodrilo Ramón? ¡Sí! Fíjate que hace tiempo, en la Huerta Santa Sofía (de donde sacamos las naranjas para el jugo de tu bebida) crearon dos presas para captar el agua de lluvia y así regar sus campos.

Claro que estas presas estaban tan bien pensadas e integradas al campo que pasaron de ser una fuente artificial de agua a todo un ecosistema natural; por eso, animales como nutrias y tortugas, entre otros, decidieron adoptarlo como su nueva casa. Así llegó Ramón a Huerta Santa Sofía y, por ser de los primeros en adaptarse al lugar, se convirtió en uno de los muchos agradecidos con tu elección de tomar un Del Valle 100% jugo de naranja.

Al ver que el espacio fue adoptado por Ramón y muchas otras especies de la zona y migratorias, la gente de Huerta Santa Sofía hizo una revisión para conocer a los nuevos vecinos y emprender trabajos de conservación que han llevado a la protección de la vida silvestre, evitando que haya prácticas de tala, cacería y pesca.  

Lo mejor de todo es que, por cumplir con los principios de la Norma de Red de Agricultura Sostenible, ganaron el sello Rainforest Alliance (¡el de la ranita!), reconocimiento por ser una huerta sustentable.

Así que cuando disfrutas del delicioso sabor de un Del Valle 100% jugo de naranja apoyas a cocodrilos, tortugas, armadillos, nutrias, osos hormigueros, mapaches, ceibas, bambúes, higueras y cedros que, entre otros, te dicen: ¡Muchas gracias!

Del Valle, sabe bien y lo hace bien.