Una máquina expendedora, una nevera portátil en el fondo, un rótulo publicitario… a través de los años Coca-Cola ha tenido numerosas apariciones en el cine. Y es gracias a estas sutiles, pero poderosas referencias, que las escenas cobran mayor realismo.

Este 20 de octubre se celebra el Día del Cine y es el mejor pretexto para disfrutar al máximo el séptimo arte y apreciar cómo tu bebida favorita ha estado presente como un elemento de la narrativa de famosas cintas.

Entre los ejemplos más populares se encuentra el famoso Superman de 1978 atravesando una valla publicitaria, la botella que cae del cielo en The Gods Must Be Crazy (1980), la lata de Coca-Cola en E.T (1982) y la cartelera en Times Square en King Kong .

En cuanto al cine mexicano se refiere, Coca-Cola tampoco ha pasado desapercibida.

En Salón México (1948), dirigida por Emilio “El Indio” Fernández, Marga López pide para tomar esta refrescante bebida. También destaca Babel, (2006) bajo la dirección de Alejandro González Iñárritu, en la cual se observa a una de las actrices principales dándole un trago a una lata de Coca-Cola.

Aunque la inclusión de nuestros productos en la pantalla grande es bastante natural, requiere de un arduo proceso de investigación. La función de apoyo de Coca-Cola en las películas se remonta a principios del siglo XX.

En los 50, la compañía creó una oficina en Los Ángeles para estar más cerca de la capital del mundo del entretenimiento e incluir sus bebidas en el set y en la pantalla. Esta privilegiada ubicación le permitió, desde hace 25 años, trabajar en conjunto con compañías para “colocar” sus productos, letreros, equipos y más en películas, televisión, videos musicales y, recientemente, en plataformas de streaming.

Las peticiones son variadas y para responder a ellas, a menudo el asesor fílmico Michael Nusinow, consulta la base de datos en línea de los Archivos de Coca-Cola, la cual está llena de imágenes en alta resolución, video clips y otros activos visuales.

"Puedo indagar, descargar el arte y enviarlo para su reproducción. Tenemos tantas cosas a la mano que hacen que las escenas se vean realistas y añadan color y contexto a la época y el lugar que están tratando de recrear", comparte.

REFRESCANTE VARIEDAD

Botellas de Coca-Cola apiladas, vasos y latas, rótulos y otros artefactos se encuentran en el almacén de Premier Entertainment.

Relojes con el logo de la marca, pósters y menús cuelgan en las paredes junto a fotos enmarcadas de las apariciones de Coca-Cola en éxitos de taquilla durante las últimas dos décadas. Una sala de conferencias está decorada con botellas promocionales y objetos de colección de las Olimpiadas, y máquinas expendedoras y refrigeradores ocupan los pasillos. Cada artículo está listo para tener sus 15 minutos - o 15 segundos - de fama.

Premier evalúa las oportunidades a través del lente de nuestras estrategias de negocio. "Encontramos el balance  adecuado entre una marca y un proyecto, mientras ayudamos a los directores a darle autenticidad a las historias que están tratando de contar", dice Nusinow. "No estamos aquí para hacer un comercial. Queremos que las marcas de Coca-Cola se integren naturalmente en la toma".

Además, Michael y su equipo cuidan que las marcas se retraten favorablemente y en el contexto apropiado para que la inclusión de Coca-Cola se alinee con los valores de la marca. Todos los artículos que se prestan son devueltos a Premier después de la filmación.

Así, la próxima vez que en una escena notes una botella contour, nuestro clásico logo o colores, sabrás el esfuerzo que que conlleva que un sencillo elemento de memorabilia sea incluido en una película.