Seguro no lo habías pensado, ¿o sí? Bueno, déjanos contarte que en Del Valle estamos comprometidos con el cuidado del medio ambiente, por eso cuando eliges tomar un Del Valle 100% jugo de naranja formas parte de una cadena de bienestar que promueve acciones de agricultura sustentable que hacen posible regar un campo con agua de lluvia. ¡Increíble!, ¿no?

Resulta que existen huertas como Santa Sofía donde se utilizan 2 ollas captadoras para reunir agua de lluvia. Éstas funcionan como pequeñas presas para regar los árboles que producen las naranjas jugosas que usamos en nuestros productos. De esta forma no se utilizan los ríos cercanos.

Ahora, ¿cómo funcionan las ollas captadoras? Imagina que cerca de los naranjos se hace un gran hoyo en el suelo y... ¡Voilá! Está lista para guardar el líquido que se necesite.

Esta acción sirve para hacer un uso eficiente del agua de lluvia. De manera que para llevar el líquido hasta los cultivos se emplea un sencillo sistema de riego por goteo que transporta el agua hasta los árboles. Esta forma de hacer que un árbol crezca y produzca frutas jugosas asegura que el agua no se evapore, además de ser 90% efectivo.

¿Sabías que un naranjo necesita entre 25 y 30 litros de agua en días de mucho calor?

Con esto, Huerta Santa Sofía cumple un requisito que le hizo obtener la certificación Rainforest Alliance y, obviamente, su sello de la ranita. Y así, estas prácticas de agricultura sustentable nos permiten contar con jugo 100% de naranja para poder hacer tu Del Valle.

Cuando tomas un jugo Del Valle formas parte de una cadena de bienestar que, además de obtener naranjas jugosas, promueve el cuidado del medio ambiente.

Del Valle. Sabe bien y lo hace bien.