A una semana de que finalice 2017, te proponemos una cuenta regresiva con acciones que puedes realizar para empezar el próximo año con el pie derecho, llevando un estilo de vida saludable a través de una alimentación correcta.

  1. Aprende a comer. Hay muchas dietas que te prometen que bajarás rápidamente de peso pero, ¿sabes si son seguras? Perder kilos de manera rápida puede comprometer tu salud y metabolismo. Además, corres el riesgo de perder músculo y no grasa. Lo mejor es bajar poco a poco, aprendiendo a cambiar tus hábitos para que puedas mantenerte posteriormente.

  2. Planea tus comidas. Es cierto que una alimentación saludable requiere planeación. Si te propones como objetivo desayunar todos los días, y no tienes nada para prepararlo, terminarás comiendo cualquier cosa. Aunque lleves un estilo de vida agitado, si te organizas bien, lo puedes lograr: fija un día para comprar todo lo que necesitarás en la semana: ahorrarás tiempo y comerás mejor. Trata de dejar listo lo del día siguiente desde la noche anterior, así no te ganarán las prisas en las mañanas.

  3. Primero la verdura. Cuando quedas satisfecho, es más difícil que caigas en tentaciones. Los alimentos estrella aquí son los vegetales, pues tienen cantidades importantes de fibra, y además son de alta densidad energética; esto quiere decir que puedes comerlos en porciones generosas, sin que te aporten muchas calorías. A la hora de la comida, empieza con un plato grande de ensalada o verdura, que puedes aderezar con aceite de oliva y alguna vinagreta, evitando los aderezos cremosos.

  4. No comas por estrés o tristeza. Ambos son causas de nuestras ganas de comer cosas dulces y grasosas, sin embargo, la solución no está en los alimentos. Identifica de dónde nace tu antojo y evita recurrir a alimentos reconfortantes, pues se pueden volver un hábito. Sí, es bueno consentirnos de vez en cuando, pero también debemos aprender a controlar nuestras emociones. Intenta distraerte, sal a caminar unos minutos, escucha algo de música o habla con un amigo.

  5. Enfócate en lo positivo. El llevar un estilo de vida saludable debe ser algo agradable, no un sufrimiento constante. Por eso te sugerimos ir poco a poco y no desmotivarte por no ver cambios tan rápidos en tu cuerpo, si es que ese es tu objetivo. Te aseguramos que notarás los beneficios, pero debes ser paciente.

Eso sí, no debes olvidarte de un pilar indispensable para la salud: la actividad física. Si no le das prioridad ahora, nunca lo harás. Qué mejor que comenzar una semana antes de que empiece el año. Hay muchas actividades divertidas que puedes elegir. ¡Anímate y comienza a practicar los consejos!