Las almendras son una opción rica y nutritiva para complementar tu alimentación. Son tan versátiles que puedes usarlas en elaborados platillos, ensaladas, smoothies, o como snack.

De acuerdo con el Departamento de Agricultura de Estados Unidos, la demanda por estas semillas ha aumentado más del 400 por ciento desde 1980. ¿La razón? Los diversos estudios que demuestran sus múltiples atributos nutricionales.

Según Jenny Heap, dietista registrada de Almond Board of California, ”la combinación única de proteínas de origen vegetal, fibra y grasas monoinsaturadas, la vitamina E y el magnesio, hacen de la almendra un refrigerio saludable para el corazón”.

Que siga latiendo

Probablemente la cualidad más conocida de las almendras es que podrían tener efectos benéficos para el corazón. Un artículo del American Journal of Clinical Nutrition (AJCN), que reunió diferentes investigaciones, señaló que el consumo de estas semillas está relacionado con un menor riesgo de enfermedad cardíaca.

Aunado a esto, se demostró también que los niveles de colesterol malo disminuyen en promedio un 10 por ciento cuando las comes, y debido a su dosis de magnesio resultan ser positivas para quienes sufren de insuficiencia cardíaca. E incluso pueden ser buenas para aquellos que padecen de hiperlipidemia (exceso de lípidos o lipoproteínas en la sangre).

Por si fuera poco, aquí te compartimos otros de sus beneficios:

Energía: Gracias a sus estimuladores de riboflavina (vitamina B2), las almendras favorecen a la producción de glóbulos rojos, que liberan energía de los carbohidratos que comes.

Prevenir cálculos biliares: El contenido de grasa y fibra en las almendras puede ayudar a prevenir los cálculos biliares al mantener la vesícula biliar y el hígado funcionando sin problemas, reduciendo hasta un 25 por ciento las probabilidades de necesitar una colecistectomía, procedimiento para extirpar la vesícula biliar.

Control de peso: Un estudio publicado en el International Journal of Obesity and Related Metabolic Disorders sugirió que la combinación de almendras con una dieta baja en grasas y alta en grasas monoinsaturadas lleva a una mayor pérdida de peso que una dieta baja en calorías.

Asimismo, investigadores de la Universidad de Loma Linda hallaron que pueden ayudar a prevenir el aumento de peso. Los resultados arrojaron que quienes comían habitualmente almendras, tenían 5 por ciento menos riesgo de sobrepeso u obesidad.

Una alternativa para incorporar el sabor de este delicioso alimento a tu dieta es AdeS Sabor Almendra, el cual aporta calcio, vitaminas B6, B12 y E, además de que no contiene lactosa ni colesterol por su origen vegetal, lo que lo hace fácil de digerir.

¡Atrévete a probarlo!