México, 14 mayo (Coca-Cola Journey/EFE).- A un mes del partido inaugural del Mundial Rusia 2018, Beatriz Boullosa, nutrióloga de la selección mexicana de futbol, reveló que están ultimando detalles para llevar desde México todos los ingredientes con que se prepararán las comidas de los jugadores.

El cuerpo técnico, que dobla en número a los jugadores, incluye a la propia nutrióloga y al chef Fernando Parra que preparará los alimentos.

“El tener a Fernando en la cocina hace toda la diferencia. Trabajamos muy de la mano. Yo ya hice todo el menú (para Rusia) y todos los ingredientes de aquí nos los llevamos la harina para hacer las tortillas, también varios de los ingredientes en seco para hacer salsas, porque el mexicano no puede vivir sin un toque de chile”, explica Boullosa.

El gran cargamento de alimentos debe prepararse de acuerdo a las indicaciones de la nutrióloga, aunque con ayuda. “Es un gran trabajo en equipo, solos no podemos. La ventaja es que tenemos a cada uno especializado en su área”, explica.

El desayuno para los jugadores mexicanos en Rusia incluirá una buena variedad de frutas, que ha sido un reto conseguir. Habrá también una estación de huevos y para los más “dulceros” hot cakes con avena y proteína.

La alimentación es fundamental para los deportistas de alto rendimiento. Boullosa es consciente que no hay que darle ninguna ventaja a los rivales de México.

“Estamos a full, trabajando al máximo, porque hay que tener mucho cuidado con los detalles. Al final del día sabemos que todos los equipos que van a Rusia se están preparando lo mejor posible. En los detalles es donde se ve quién llega mejor preparado, quién tiene mejor recuperación entre un partido y otro y por lo tanto quién tiene más posibilidades de ganar”, dice Boullosa.

El enfoque de Boullosa, nutrióloga de la selección desde 2010, está puesto en lograr una mejor recuperación de los jugadores.

“En este tipo de torneos, conforme va avanzando el Mundial, los días entre un partido y otro se van volviendo más cortos y tienes un menor tiempo para que se recuperen las fibras musculares”, detalla.

Para lograrlo, la también Presidenta de la Federación Mexicana de Nutrición Deportiva ve importante tomar estrategias puntuales con cada jugador para que cada uno obtenga lo que necesite y que se recupere de la mejor manera.

“La posición de juego define el desgaste que va a tener cada jugador; entonces un portero parecería que tiene un menor desgaste porque efectivamente no está recorriendo toda la cancha, no corre la cantidad de kilómetros que correría un medio o un delantero”, describe Boullosa. Pero el portero maneja “otro tipo de estrés”, ya que necesita trabajar “la atención para tener la vista fija”, y estar alerta para “tener una capacidad de reacción sumamente eficiente”.

La nutrióloga de la selección mexicana indica que otra cosa que tiene en cuenta al hacerle a cada jugador un plan dietético especial es la cantidad de minutos que está en la cancha.

Recuperas diferente a un jugador que a otro dependiendo de ese desgaste.  También al que tienes en la banca lo tienes que tener listo por si el director técnico decide meterlo”.

Comenta Boullosa que el plan individualizado para cada jugador incluye una hidratación propia.

“Cuando están en el vestidor tienen su nombre, su playera, exactamente lo que les gusta y lo que no. Tenemos el Powerade que le gusta listo para que lo consuman”, expone a modo de ejemplo.

Boullosa sabe qué jugadores tienden a deshidratarse rápidamente o en mayor cantidad.

“A ese (jugador) es al que tienes que perseguir un poco más y recordarle que tiene que hidratarse muy bien . Tenemos otros que están muy conscientes y saben ellos mismos que son más propensos a tener calambres”, narra.

Habrá cero tolerancia con las delicias locales rusas. Los jugadores no probarán ningún platillo.

“No hay flexibilidad, definitivamente no la hay. Estamos en una competencia, la más importante de todas para el futbol. No es momento de pasear,  de hacer turismo, de experimentar, ni de disfrutar comidas típicas”, dice con rotundidad la nutrióloga.

Adicionalmente, el descanso será clave, ya que los jugadores deben tener horas de reposo efectivas.

“Deben dormir sí o sí. No es que estén en el celular o en las redes sociales,  se cuida mucho que el descanso se respete”, agrega.

Este aspecto es el que propicia la recuperación de las fibras musculares, explica la experta.

Boullosa tiene una última recomendación para los jugadores. “No le podemos regalar nada al contrincante. Que tú dejes de dormir una hora, es regalarle algo al contrincante; que dejes de rehidratarte inmediatamente al terminar el partido, le estás regalando otro punto al contrincante”, finaliza.

Los jugadores y la alimentación

Beatriz Boullosa, nutrióloga de la selección mexicana de futbol revela cómo se cuida cada miembro del equipo.

Guillermo Ochoa: Es súper disciplinado. Lo ves en el gimnasio temprano, un nivel de consciencia de su alimentación maravilloso.

Hugo Ayala: Bien ordenado, llega puntual, cuando le doy las vitaminas y minerales, las recibe y presta atención. Alguien que tiene una capacidad de concentración y de enfoque preciosa.

Diego Reyes: El dulcero, el niñote, pone el toque de alegría, es cariñoso.

Héctor Moreno: Siempre es el que llega más temprano, madruga como nadie, es el primero de estar en el desayuno. Educado y respetuoso.

Jesús Gallardo: Es un chavo que viene a mi parecer con mucha hambre de hacer las cosas bien. Quiere aprender y tiene esta actitud de siempre preguntar.

Miguel Layún: Es alguien con quien estamos conscientes de su hidratación. Cada producto que le llega por donde sea que si porque se lo dio el club o se lo sugirieron, siempre me pregunta cómo lo veo.

Carlos Salcedo: Es un tipo que por naturaleza es divertido, alegre. Está genéticamente privilegiado, tiene unas fibras musculares, fuerza, potencia impresionante, lo que le puede jugar a favor y en contra. Hay que cuidar mucho sus fibras musculares. También está ese punto en que puede confiarse de su fuerza y potencia y podría lesionarse.

Jonathan Dos Santos: Un sol. Siento que Jonathan me tocó ver ese punto de maduración, vi un antes y un después. Quedé gratamente impresionada porque pasó a otro nivel de consciencia. Está consciente de que todo lo que hace tiene un peso en la cancha.

Giovani Dos Santos: Ya es un hombre más maduro. Está consciente de que es un ejemplo para su hermano. Dio este giro con su cambio de club. Vio que su físico debe estar a la perfección. Entendió que la alimentación está directamente relacionada con las lesiones. No se puede dar el lujo de medio comer o medio hidratarse, tiene que hacerlo perfecto para no tener una lesión.

Andrés Guardado: El capitán. Es un tipo que se le respeta, que impone, que marca la diferencia. Aceptó que esté una nutrióloga que les diga: come, no comas. Él ha hecho esa pauta para abrir al grupo a mí y a otros que colaboramos con el equipo. Eso ha tenido peso y se lo agradezco.

Héctor Herrera: Lo adoro. Con él y con Diego Reyes ya compartimos todo el proceso de las olimpiadas donde nos conocimos, donde sudamos, la sufrimos y disfrutamos. Es un tipo que se entrega en la cancha, y cuando lo ves fuera de la cancha, es sencillo, humilde. Con él tenemos una relación y manejo muy específico, que nos ha hecho que identifiquemos qué le cae bien en materia de alimentación e hidratación y qué no.

He tenido que aprender a respetar esa línea, que a él no le puedo dar lo que le doy a los demás y aún así funciona perfectamente bien.

Javier Aquino: Por la misma posición de juego que tiene, se desgasta con facilidad. Hay que recordarle que quema calorías, que se desgasta mucho, aunque solo juegue 45 minutos tiene un desgaste muy alto. A él hay que recordarle que tiene que estar comiendo para recuperarse.

Jesús Corona: Compartí con él el mundial de la Sub 20 en Hungría. Creo que él maduró hace mucho y sabe cuando la falla. Se acerca y me dice "Beatriz, no estoy comiendo como debería, jálame las orejas", y eso no lo hace cualquiera. A veces se va, pero regresa.

Hirving Lozano: Gran nivel de madurez a una corta edad y para mí está impresionante. No te discute, ni se queja. Él sigue adelante y al pie de la letra las indicaciones.

Raúl Jiménez: Fácil trabajar con él. Es una delicia porque con una sonrisa te recibe las cosas.

Carlos Vela: La persona más divertida con la que puedas estar. A él le agradezco porque en estas concentraciones estás muchos días y ves las mismas caras en el desayuno, la comida y la cena, y como siempre digo: la convivencia diaria puede llegar a ser horrible. Vela hace que la convivencia sea muy ligera. Me facilita mucho el trabajo.

Javier “Chicharito” Hernández: Súper disciplinado, consciente de su alimentación desde hace muchos años. Ha probado distintas alternativas. Está abierto no solo a lo que yo le diga y ha escuchado a personas de fuera: que si le recomendaron a un doctor o a una nutrióloga. Le agradezco que siempre ha ido conmigo a decirme que si lo podemos apoyar con lo que está probando. Siempre lo he apoyado porque cada uno tiene que encontrar lo que le funciona y lo que no. Es receptivo y atento a las tendencias que le ayuden a estar mejor.

Oribe Peralta: Señorón. Lo hemos estudiado y también está genéticamente privilegiado. Te aguanta los 90 minutos a la máxima intensidad, lo entrega todo en la cancha. Nació para jugar futbol a nivel profesional, entonces le aporta mucho al equipo.