¿Sabías que México es líder mundial en acopio y reciclaje de PET? Sí, en México reciclamos 62% del PET que utilizamos, una cifra superior a la recolección en Brasil (42%), Canadá (en promedio 40%) y Estados Unidos (31%), según datos de la asociación civil ECOCE.

En la Industria Mexicana de Coca-Cola nos sentimos felices por ser parte de ese liderazgo. Nuestras plantas recicladoras procesan más de 85 mil toneladas de PET al año, lo cual nos convierte en el reciclador de PET grado alimenticio número 1 del país.

Nuestro portafolio incluye bebidas en presentaciones para cada momento y estilo de vida. Por eso, envasamos nuestros productos en varios tipos de materiales, como PET, vidrio, cartón o aluminio, que fueron pensados para gustos, lugares y momentos diferentes, pero todos tienen algo en común: pueden tener más de un uso.

¡Entérate cómo darle una segunda vida útil a estos materiales y súmate a nuestra meta global #MundoSinResiduos!

Meta con estrategia

El plan de lograr la meta de recolectar y reciclar todos nuestros envases para 2030, a nivel global,tiene como base una estrategia con tres ejes a la que llamamos 3R, que consisten en:

  • Reducir
  • Reutilizar 
  • Reciclar

Estas tres acciones promueven una cultura donde todo se utilice, para que los residuos pueden convertirse en recursos que sirvan para crear otros productos.A continuación, te presentamos las características de los materiales que utilizamos para nuestros envases, e información útil para desecharlos de manera correcta.



Envases de PET 

El que utilizamos para nuestras bebidas es conocido como “PET grado alimenticio”, lo cual significa que es liviano, limpio, hermético y seguro para contener alimentos y bebidas.

¿Sabías que…?

  • De cada 6 botellas de PET que logran reciclarse en México, nosotros recolectamos y reciclamos 4, una cifra superior a lo que se recolecta y recicla en Brasil, Canadá y Estados Unidos.
  • Somos el principal reciclador de PET grado alimenticio del país porque acopiamos 35% del total de PET recuperado, y nuestra planta de reciclaje PetStar es la más grande del mundo.

Desecha correctamente:

  • Sigue estos cuatro pasos: vacía, aplasta, cierra y deposita.
  • No olvides que tu botella debe ir cerrada para evitar que la tapa se pierda.

Envases de vidrio

Nuestra famosa botella Contour de Coca-Cola fue patentada en 1915. Su creador fue Alexander Samuelsson, quien tenía grandes conocimientos sobre el proceso de modelado y fabricación de objetos de vidrio. ¡Desde entonces es un ícono!

¿Sabías que...?

  • Una botella de vidrio retornable puede utilizarse hasta 70 veces.
  • Un envase de vidrio es higiénico y no interfiere con el sabor de las bebidas.

Desecha correctamente:

  • Separa las botellas de vidrio del resto de los residuos.
  • Antes de desecharlas elimina cualquier residuo que pueda tener dentro.

Cartón

La historia de la patente más famosa de estos empaques comenzó en Suecia en los años cincuenta. Ruben Rausing creó envases de cartón con forma de tetraedro para almacenar lácteos a temperatura ambiente, sin que perdieran sus propiedades ni su frescura.

¿Sabías que...?

  • El cartón para bebidas está conformado por distintas capas de plástico, papel y aluminio.
  • Este tipo de envases repele, por completo, la luz y así permite la conservación de nuestras bebidas en buen estado, ¡sin refrigeración antes de abrirse!

Desecha correctamente:

  • Cuando termines tu bebida tienes que desarmar el envase, es decir, despegar las esquinas para que sea más fácil desecharlo.
  • Si tiene popote, colócalo dentro del envase; si tiene tapa, ponla y cierra.

Lata

Las latas de aluminio comenzamos a utilizarlas en México en la década de los 60, y fue gracias a la resistencia de este material que logramos distribuir más fácilmente nuestra bebida original en muchos países del mundo.

¿Sabías que...?

  • Una lata de aluminio es hermética y conserva las bebidas al no permitir la entrada de la luz.

Desecha correctamente:

Separa las latas de otros residuos. A diferencia del PET, es importante no aplastarlas. Según un artículo de Popular Science, cuando las latas llegan aplastadas a la cadena de reciclaje es más difícil clasificarlas y pueden contaminar otros materiales reciclables.