Por mucho tiempo se ha tenido la creencia de que en México somos muy impuntuales, pero ¿qué tan cierto es esto?

La realidad es que si alguna vez esto fue verdad, hoy ya no es así. Según una encuesta realizada por la bolsa de trabajo OCC, en este país nos tomamos muy en serio al reloj. Y es que la puntualidad va de la mano del compromiso y la disciplina y cuando nos comprometemos, los mexicanos somos capaces de llegar hasta las últimas consecuencias por esa pasión #ALaMexicana que nos impulsa a seguir adelante.

De acuerdo con los resultados de dicha evaluación, para el 80% de los profesionistas nacionales la puntualidad es una de sus competencias más importantes a la hora de aplicar para algún empleo o concertar reuniones laborales, ya sea una entrevista, cita de trabajo o junta.

Puntualidad: la clave para triunfar

¿Por qué éste es uno de los valores más apreciados actualmente? Porque el simple hecho de llegar a tiempo refleja esas ganas de “hacer la diferencia” para lograr todo lo que nos proponemos, sin excusas ni pretextos.

Y esto se refleja muy bien en la Encuesta de Competencias Profesionales 2014, realizada por el Centro de Investigación para el Desarrollo A. C., donde el hacer uso correcto del tiempo fue considerada como una de las competencias más importantes dentro de su categoría.

Según la evaluación, en cuanto a imagen personal, 31% de los profesionistas mexicanos valoran a la puntualidad por encima de la facilidad de palabra (22%) y saber tratar a un cliente (24%).

Un nuevo perfil como profesionales

Además de la puntualidad que ahora comienza a modelar nuestro perfil en el campo laboral, hay otras características como la pasión, el ingenio y el esfuerzo, con las que nos sentimos fuertemente identificados. En la actualidad, el estereotipo del mexicano conformista, que por muchos años predominó, tiende a desaparecer.

Hoy en día, estamos comprometidos con nosotros mismos y sabemos que la puntualidad es un valor que nos ayudará a no tener límites y triunfar demostrando lo que sabemos hacer #ALaMexicana.