En 2018, en Tehuacán, Puebla, Casa Cedillo Jr. abrió sus puertas para compartir una tradición familiar, de más de 30 años, en la cual las bebidas de la Industria Mexicana de Coca-Cola han estado presentes. Se trata de una cafetería-museo que contribuye a la economía de la comunidad gracias a las personas que van a comer y a los visitantes que quieren conocer una colección de más de 4,500 artículos de Coca-Cola.

Adriana Castañeda Cedillo es la propietaria de este negocio familiar. Al entrar, es posible hacer un viaje en el tiempo a través de la historia de México y de la marca, para después disfrutar de los platillos que ahí se sirven. Hamburguesas, tortas, sándwiches, alitas, papas y todo tipo de bebidas de nuestro portafolio son parte del menú de Casa Cedillo Jr., un negocio de segunda generación. ¿Pero qué hay detrás de este pequeño comercio?

Adriana recuerda que, cuando era niña, su madre, María Esperanza Cedillo, ya coleccionaba piezas de Coca-Cola. Doña Esperanza también era comerciante y, durante décadas, sirvió en la tienda de abarrotes que fundó la abuela de Adriana y que fue, auténticamente, la primera Casa Cedillo. 

¡Hora de emprender!

Adriana, de 38 años, siempre tuvo la inquietud de instalar un negocio, de manera que comenzó a mostrar al público la gran colección de piezas de Coca-Cola que su familia había reunido a lo largo de tres décadas. "Queríamos compartir la colección y, por mi parte, yo quería emprender”.

Así que planeó un concepto comercial diferente para la convivencia familiar y, a principios de 2018, abrió la cafetería-museo Casa Cedillo Jr., retomando el nombre de la tienda que tenían sus abuelos.

“Es increíble cómo llega la gente y se sorprende”, cuenta Adriana. “En el día a día, estamos en una máquina del tiempo porque muchos dicen: 'Yo tenía esto, a mí me gustaba esto', y así van recorriendo toda su historia; les vienen recuerdos y esa es una satisfacción.”

“Mi cafetería, sin Coca-Cola, sería una cafetería normal, pero tener una marca de renombre, todo ese entorno me hace diferente de los demás".  

Impacto positivo en la comunidad

En la Industria Mexicana Coca-Cola nos esforzamos, todos los días, por generar un impacto positivo en la sociedad. Nuestra visión para fortalecer a la cadena de valor, específicamente a los pequeños comercios, incluye capacitación y asesoría comercial y técnica, entre otros.

De esta manera podemos facilitar la transferencia de tecnología a los pequeños comerciantes que lo deseen, con base en cuatro pilares:

  • Experiencia: modificamos el punto de venta para que tenga una identidad visual y se convierta en la mejor opción para los clientes
  • Servicios: instalamos terminales en la tienda para que los clientes puedan realizar operaciones con tarjeta y hacer pagos de luz, agua y teléfono, así como recargar tiempo aire
  • Centros de solución: brindamos capacitación relacionada con la rentabilidad del negocio, rotación de productos, manejo de clientes y acomodo de categoría
  • Profesionalización: instalamos equipos para mejorar la administración de los productos dentro de la tienda y colocamos señalizaciones para facilitar su localización.

La historia de Adriana y su familia es solo una de los millones de historias de éxito y esfuerzo que hay en México. Como familia de la Industria Mexicana de Coca-Cola nos sentimos entusiasmados de fomentar la economía local y el desarrollo personal y profesional de quienes integran nuestra cadena comercial, para mejorar su calidad de vida.

Si conoces otras historias como esta, compártela en @SomosCocaCola para aplaudir juntos el esfuerzo de más mexicanos.

Conoce a Adriana y su negocio Casa Cedillo Jr. en el siguiente video.