¿Cuál es la bebida que primero llega a tu boca cuando piensas en frescura: limonada y naranjada? 🍋🍊Difícil decisión sin duda; sin embargo, como son de la misma familia de frutas, cualquiera que elijas te hará sentir mejor, porque hay cosas que saben muy bien. ¿Por qué? ¡Por su sabor cítrico!

Antojo: no importa la temporada del año, los sabores cítricos de limones y naranjas son socorridos  porque pueden combinar a la perfección con varios platillos e, incluso, dar un mejor sabor a los momentos agradables.

Burbujas: limonadas y naranjadas son naturalmente refrescantes, pero cuando se les agregan burbujas la sensación de frescura es exponencial: ¡al menos en el caso de Limón&Nada o una Naranja&Nada! Esto se debe a que cuando la efervescencia llega a tu lengua, el dióxido de carbono disuelto en cada botella puede hacer que los sabores cítricos se perciban todavía más refrescantes de lo que son (incluso cuando ya han sido enfriados).

Cítricos: aunque limonadas y naranjadas tienen diferencias, ambas tienen características que nos hacen disfrutarlas mucho por la combinación de amargor y dulzura de una manera que encanta nuestro paladar, según un artículo publicado en el  Journal of Agricultural and Food Chemistry. 🍋🍊Esto se debe a que sus jugos tienen sustancias volátiles que nos hacen salivar más que ningún otro y, además, pueden generar una sensación de hidratación alta.

Ahora, que conoces el ABC del sabor y frescura de las limonadas y naranjadas, ¿por qué no disfrutarlas para renovar el ánimo? Opciones como Limón&Nada y Naranja&Nada pueden hacer que tus momentos algo especial, porque hay cosas que saben muy bien.