Han explicado en la jornada 'Importancia de la hidratación para la salud', organizada por la Fundación Iberoamericana de Nutrición (FINUT) y la Universidad de Granada, en colaboración con The Coca-Cola Company en España.

  • Las recomendaciones de hidratación dependen de múltiples factores personales y ambientales, lo que hace que las necesidades sean individualizadas
  • Mantener la hidratación ayuda optimizar procesos cognitivos como la memoria a corto plazo, las habilidades psicomotoras y el procesamiento visoespacial.
  • Los grupos más vulnerables a la deshidratación son las mujeres durante el embarazo y la lactancia, los niños y los adultos mayores

México D.F a 5 de junio del 2014. Mantener una hidratación adecuada es indispensable y cumple una función muy importante para conservar la salud y lograr un buen rendimiento. También es necesaria para realizar todo tipo de actividades psicomotoras y a la memoria a corto plazo, según han explicado expertos reunidos en el marco de la jornada 'Importancia de la hidratación para la salud', organizada por la Fundación Iberoamericana de Nutrición (FINUT) y  la Universidad de Granada, en colaboración con The Coca-Cola Company en España.

Múltiples investigaciones1 se han centrado en el impacto de la hidratación sobre las funciones cognitivas y han demostrado que una hidratación insuficiente afecta también las funciones ejecutivas y disminuye el procesamiento visoespacial.

De acuerdo al profesor Ángel Gil Hernández, catedrático del Departamento de Bioquímica y Biología Molecular II de la Universidad de Granada, el aporte de agua procede de la ingestión y de forma endógena, es decir, liberada en las reacciones metabólicas al interior del organismo.

'Las etapas de la vida en las que más hay que cuidar la hidratación son la infancia, la niñez, la vejez, el embarazo y durante la lactancia', apunta Gil. Teniendo en cuenta que con la edad disminuye la sensación de sed, es a estas edades cuando los expertos recomiendan beber más a menudo y en cantidades pequeñas para evitar la deshidratación. 'Una hidratación adecuada afecta positivamente a diversas actividades intelectuales, sobre todo a la atención, a las actividades psicomotoras y a la memoria inmediata', recalca este experto.

A diferencia de la recomendación popular de 8 vasos diarios que carece de base científica, no existe una cantidad absoluta recomendada de ingestión de líquidos para todos. Las necesidades de hidratación dependen de las pérdidas sensibles (orina) e insensibles (heces, transpiración cutánea, respiración) de cada individuo las cuales varían según el tipo de dieta, condiciones climáticas, estado fisiológico, edad, sexo e intensidad de actividad física. A partir de esto, se han establecido Ingestiones Diarias Sugeridas (IDS) en cuanto al consumo de líquidos en población mexicana; por ejemplo, la recomendación de líquido para un hombre adulto es de 3.7 a 4 litros diarios y para una mujer adulta sería de 3 a 3.1 litros2.

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) recomienda que entre el 20 y el 25 por ciento del líquido que tomamos a diario provenga de los alimentos, y un 75 u 80 por ciento de las bebidas no alcohólicas.

Por otro lado, el profesor titular del Departamento de Pediatría en la Universidad de Granada, José Maldonado, explica que 'para cubrir las necesidades de agua se debe incluir en la dieta del niño alimentos ricos en agua, bebidas con o sin aporte de calorías y agua, siendo aconsejable tomar líquido de forma regular, sobre todo si se está jugando al aire libre, así como mantener las bebidas a temperatura moderada'.