Durante el verano, el clima y la altura son dos factores que podrían modificar tus necesidades de hidratación, préstales atención.

Durante el verano, ya sea que te quedes disfrutando de la ciudad o salgas de vacaciones, el clima y la altura son 2 factores que podrían modificar tus necesidades de hidratación y que, en muchas ocasiones, no es algo a lo que le prestamos atención.

Ten en cuenta que cuando aumenta la temperatura del ambiente por arriba de 30ºC, además de la ingestión diaria sugerida de líquidos, es importante incrementar el consumo de líquidos en al menos 30 ml/kg de peso. En el caso de una persona promedio de 60 kg, esto representaría cerca de 1,8 litros de líquidos adicionales a su ingestión diaria sugerida.

Por lo anterior, te presentamos algunas recomendaciones para mantenerte hidratado durante el verano:

  • ¡No esperes a tener sed! La sed es una guía para indicar que tu cuerpo necesita líquidos. Evita la deshidratación bebiendo líquidos durante el día, y entre comidas.
  • Trae contigo una botellita con la bebida que más te guste: Está demostrado que tanto los niños como los adultos consumen alrededor de 45 a 50% más líquidos cuando éstos tienen algún sabor que les agrade. Al elegir la bebida, toma en cuenta tu estilo de vida. Recuerda que todas las bebidas hidratan y pueden integrarse dentro de una alimentación correcta.
  • Hidratación y actividad física: Durante el ejercicio prolongado, y con exposición al calor, las personas pierden en promedio entre 1 y 2 litros cada hora por lo que de acuerdo al Colegio Americano de Medicina del Deporte, recomienda beber 500 ml de líquidos 2 horas antes de realizar actividad física. Durante la actividad es indispensable hidratarte a intervalos regulares y para la óptima recuperación se sugiere hidratarse en los primeros 30 minutos después de realizar ejercicio.
  • Comer frutas y verduras: Aumenta tu consumo de verduras y frutas. Debido a su contenido de agua, son una excelente opción para ayudarte a cubrir tus requerimientos de hidratación.
  • Conserva las bebidas a temperaturas moderadas: Se tiende a consumir mayor cantidad de líquidos cuando éstos se sirven a temperaturas templadas, es decir, que no están demasiado fríos ni calientes.

¿Cuánto líquido debo ingerir?

La cantidad líquidos que se requiere depende de las pérdidas sensibles (orina) e insensibles (heces, transpiración cutánea, respiración) de cada individuo las cuales varían según el tipo de dieta, condiciones climáticas, estado fisiológico, edad, sexo e intensidad de actividad física; tomando en cuenta estos factores se han establecido Ingestiones Diarias Sugeridas (IDS) en cuanto al consumo de líquidos en población mexicana.

¡Bebidas que hidratan!

Todas las bebidas hidratan. La leche, los jugos, los néctares, los refrescos, las aguas saborizadas y las bebidas deportivas, junto con los alimentos con un alto contenido de agua como la sopa, las frutas y las verduras son buenas opciones que te ayudan a alcanzar el consumo recomendado.

¡Recuerda!

Estar bien hidratado es siempre esencial para la salud, se realice o no actividad física. Si no hay suficiente agua, nuestro organismo empieza a funcionar por debajo de lo óptimo y algunas funciones cognitivas como atención, memoria y razonamiento se reducen así que ayuda a tu cuerpo a mantenerse hidratado.