Coca-Cola es pionera en la industria de bebidas al integrar vehículos híbridos con motor diesel-eléctrico en su flotilla de distribución

México, D.F. a 24 de agosto de 2011.- Los efectos negativos ocasionados por la contaminación del aire, agua, suelo y el uso ineficiente de los recursos naturales, han tomado gran relevancia en el avance industrial y representan grandes desafíos en el desarrollo sustentable del planeta. Por ello, la Secretaria de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) y la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) con el apoyo de la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA, por sus siglas en inglés) lanzaron en México la fase piloto del programa “Transporte Limpio” al que Coca-Cola se integró como socio fundador.

Esta iniciativa tiene como objetivo reducir el impacto ambiental generado por el transporte de carga y de pasajeros que circula por las carreteras del país, al reducir su consumo de combustible, sus emisiones de gases de efecto invernadero y contaminantes, además de los costos que generan en las empresas.

La SEMARNAT adoptó el programa SmartWay, que la EPA puso en marcha en Estados Unidos en 2004, para lograr que el proyecto “Transporte Limpio” favorezca la adopción de estrategias, tecnologías y mejores prácticas entre sus socios y de esta manera contar con unidades más eficientes, seguras y sustentables; aumentando con ello su competitividad.

Entre las 55 organizaciones que integran el proyecto, se encuentran Coca-Cola de México y sus socios embotelladores y participaron durante el 2010 en la primera etapa de esta iniciativa. En esta fase, la Secretaría evaluó a más de ocho mil 200 unidades, dando como resultado un ahorro de 473 mil toneladas de dióxido de carbono (CO2) anuales.

“Transporte Limpio es un claro ejemplo del compromiso que tiene Coca-Cola con la mitigación del cambio climático, otro ejemplo de esto es que fuimos pioneros en la industria de bebidas en integrar vehículos híbridos con motor diesel-eléctrico en nuestra flotilla de distribución” expresó Óscar Martínez, Subdirector de Sustentabilidad Ambiental de Coca-Cola de México. “Estas unidades reducen más de 90% las emisiones de monóxido de carbono, más de 50% la de hidrocarburos, alrededor de 40% la emisión de bióxido de carbono y más de 30% el consumo de combustible” finalizó.

De manera paralela, la Compañía Total de Bebidas está trabajando por optimizar sus rutas de distribución y así eficientar su consumo energético y reducir su huella ambiental.

Con la firme convicción de que todos merecemos disfrutar un mejor futuro y con el compromiso por crecer el negocio pero no así las emisiones, Coca-Cola optimiza el uso de  energéticos al integrar y desarrollar la mejor combinación de fuentes de energía disponibles y  reducir su impacto. Prueba de ello es que durante el 2010, gracias a la implementación de nuevas tecnologías en refrigeración y transporte,  dejó de emitir 31 mil toneladas de CO2 lo que equivale a retirar de circulación aproximadamente 11 mil automóviles.