En la Industria Mexicana de Coca-Cola cumplimos un compromiso constante con el medio ambiente, al implementar acciones en favor del desarrollo y la sustentabilidad ambiental, como el programa de reforestación más grande del país o al devolver a la naturaleza toda el agua que utilizamos en sus productos, siendo la primera compañía de la industria de bebidas en México que lo realiza.

Estas dos grandes acciones, no son las únicas, ya que a nivel mundial, Coca-Cola está comprometida con la economía circular, la cual está encaminada a garantizar bienestar integral en las comunidades en las que estamos presentes.

¿Qué es la economía circular?

Más que un proceso, es una forma de pensar. La idea consiste en seguir tres simples pasos: reducir, reutilizar y reciclar. Y tal como lo explica la Universidad de Harvard, las empresas alrededor del mundo pueden ayudar al medio ambiente impulsando iniciativas en estos rubros, además de reducir el consumo de agua y energéticos.

Para nuestra Compañía este pensamiento se ve reflejado en el objetivo de reducir la cantidad de recursos que utilizamos en los procesos de elaboración de nuestro portafolio de bebidas.

¿Cómo funciona? ¡Buena pregunta!

El Foro Económico Mundial ha compartido en diversas ocasiones algunos lineamientos generales para implementar este tipo de economía en las empresas. Mismos que aplicamos en Coca-Cola y podemos resumir en cinco pasos:

1.- Manufactura: Nos aseguramos de que cada uno de nuestros empaques sea 100% reciclable. La Industria Mexicana de Coca-Cola procesa el 50% del PET que se recicla en el país y contribuye a que los mexicanos seamos los mayores recicladores de PET grado alimenticio a nivel mundial.

2.- Distribución: Buscamos aminorar nuestra huella ambiental al reducir las emisiones de carbono. Más de 1 millón de nuestros refrigeradores en el mercado operan con tecnologías ambientalmente amigables. Una de ellas es la que utiliza CO2 como refrigerante natural, lo que permite reducir en un 99% las emisiones directas de gases de efecto invernadero.

3.- Cooperación con los consumidores: Tal como lo plantea la Universidad de Harvard, invitamos a que todos nuestros consumidores se unan a actividades de reciclaje que generen un cambio positivo para el medio ambiente.

4.- Reuso: Los procesos de reciclaje en los que participan los consumidores, quedarían incompletos sin uno de los últimos eslabones: nuestro trabajo de reuso. Impulsamos la cultura y la industria del reciclaje en México porque creemos que el PET es un material valioso y, hoy en día, procesamos casi la mitad del PET que se recicla en el país a través de nuestras plantas de reciclado de PET grado alimenticio: IMER, la primera construida en América Latina, y PetStar, la más grande del mundo.

5.- Repetición: Este paso, más que cerrar el ciclo, lo mantiene vivo. Que el proceso no se detenga es quizás uno de los factores más importantes. Si todos cooperamos, haremos que el cambio sea realmente significativo para el medio ambiente.

Por eso, la economía circular es una iniciativa de la que tú también formas parte. Recuerda: ¡reduce, reutiliza y recicla! ¿Por qué no comienzas desde hoy? Te compartimos aquí cómo darle nueva vida a nuestras botellas o qué necesitas para comenzar a ser más sustentable en casa para construir un mejor futuro.

Si todos nos comprometemos, lograremos cuidar los recursos de nuestro planeta y hasta crear mejores entornos, ¿te sumas al esfuerzo?