Los océanos contienen el 97% del agua que existe en la Tierra, lo que los hace fundamentales para la existencia de la vida en el planeta. En ellos habitan cerca de 200 mil especies marinas que, en conjunto, benefician a las más de tres mil 500 millones de personas que dependen de estos cuerpos líquidos para alimentarse.

De hecho, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha planteado el Objetivo de Desarrollo Sostenible 14, que busca: “Conservar y utilizar de forma sostenible los océanos, los mares y los recursos marinos para el desarrollo sustentable”. Y es que, según el organismo internacional, esta masa líquida constituye la mayor fuente de proteínas del mundo.

Además, el que los océanos se mantengan sanos ayuda a que se absorba alrededor del 30% del dióxido de carbono de la atmósfera, lo que ayuda a reducir el impacto del Calentamiento Global.

En suma, estas masas líquidas son responsables -a través de su temperatura, química y corrientes- del adecuado funcionamiento de los sistemas y ecosistemas en el Planeta, lo que hace que la Tierra sea habitable.

De manera que el deterioro de los océanos no solo arruinaría tus vacaciones y es por ello que cada uno de nosotros debemos comprometernos a protegerlos desde nuestros ámbitos.

¡Comencemos a cuidarlos!

La ONU estima que cerca de un 40% de los océanos del mundo están dañados a causa de las actividades humanas: agotamiento pesquero, pérdida de hábitats costeros y contaminación.

Debido a que estamos comprometidos con el cuidado al medio ambiente, en la Industria Mexicana de Coca-Cola (IMCC) desde hace más de 10 años, a través de nuestra alianza con Ocean Conservacy a nivel global, hemos realizado acciones en favor de la limpieza de cuerpos de agua, comenzando por los océanos. Sabemos que cada año, más de 5 millones de toneladas de basura llegan a nuestras playas, por lo que miles de asociados han sido partícipes de iniciativas que buscan evitar que más residuos lleguen al mar.

Obviamente sabemos que muchos de los ríos y acuíferos en el interior del territorio nacional tienen desembocadura en alguna de nuestras costas, por lo que el programa de limpieza de cuerpos de agua busca también evitar que los desechos permanezcan en el ambiente.

Por ejemplo, en la Península de Yucatán, Bepensa (uno de los embotelladores que forman parte de la IMCC) y Fundación Bepensa han trabajado en un proyecto de rehabilitación de los cenotes de la región a fin de rescatar estos cuerpos de agua a mediano y largo plazo. Es del dominio público que esta zona concentra uno de los principales cuerpos líquidos de México y como expresan investigadores como Christian Thomas, en su obra ‘Las cuevas de Yucatán’, es uno de los espejos de agua más grandes del planeta.

Claro que nuestro compromiso con los océanos va más allá. Y a través del reciclaje evitamos que millones de envases de PET lleguen a estos cuerpos de agua. Nuestras plantas PetStar e IMER tienen la capacidad combinada de procesamiento de 85,000 toneladas, lo que equivale a 4,000 millones de botellas -con ellas se podría llenar tres veces el Estadio Azteca-.

Sé parte de la solución y únete a nuestro esfuerzo en el cuidado al medio ambiente, especialmente al de los océanos.