Seguro has escuchado sobre el aspartame en más de una ocasión. Y es que este endulzante suele crear polémica por la desinformación que hay a su alrededor, aunque, en realidad, actualmente existen investigaciones como las de la Autoridad Europea para la Seguridad Alimentaria (EFSA), que confirman que consumirlo es seguro.

 

De acuerdo a la EFSA, este endulzante no calórico, que puede encontrarse en bebidas, postres, dulces y otros sustitutos del azúcar que no afectan la salud de quien los consume.

 

Te preguntarás entonces, ¿por qué el aspartame ha sido una sustancia con tanta controversia en los últimos años? Resulta que solo se restringe para las personas que tienen un padecimiento genético llamado fenilcetonuria, que según la guía metabólica, la padece cerca del 2% de la población a nivel mundial.

 

Este padecimiento hace que no puedan metabolizar un aminoácido llamado fenilalanina, que se encuentra en la leche, productos lácteos, huevos, carne y aspartame. Sin embargo, el resto de la población puede consumirlo dentro de la ingestión diaria admisible (IDA) sin presentar efectos adversos en la salud.

 

Cuánta es la ingesta diaria admisible

Son más de 6 mil productos en el mundo que contienen aspartame, endulzante descubierto en 1965 y aprobado por la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) en 1981.

 

En resumen, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) es seguro consumir aspartame dentro de la Ingestión Diaria Admisible, que es 40 mg/kg de peso corporal. Esto quiere decir que si pesas 60 kg, puedes consumir de manera segura 2,400 mg de aspartame todos los días, sin problema alguno.

Por ejemplo, una Coca-Light de 235 ml tiene 60 mg de fenilalanina, la misma cantidad de leche tiene 404 mg del aminoácido y un plátano 58 mg.

Cómo se procesa el aspartame

Generalmente, las preocupaciones sobre el aspartame provienen de un concepto erróneo sobre su metabolismo, para que te quedes tranquilo, este endulzante no calórico se metaboliza por completo en compuestos que se encuentran en otros alimentos y bebidas y nunca ingresa al torrente sanguíneo, ya que se descompone en aminoácidos, ácido aspártico y fenilalanina, que son procesados por el cuerpo.

 

Luego de los resultados de estudios como el del Panel de Expertos Europeos de la EFSA, que han revisado datos de este endulzante en cuestión cerebral, saciedad y apetito, alergenicidad y otros aspectos de salud sin resultados desalentadores, puedes tener la tranquilidad de que al consumir productos que tengan este sustituo del azúcar, solo tendrás que pensar con qué lo combinarás.