Comer cinco veces al día es una de las claves para la alimentación completa, si buscas llevar un estilo de vida más saludable y rendir mejor en todas tus actividades, es necesario que no te saltes las comidas y que aprendas a equilibrar tus alimentos. Con el Plato del Bien Comer, una guía gráfica desarrollada por la Secretaría de Salud con la Norma Oficial Mexicana NOM-0434-SSA2-2005, podrás tener una mejor organización, checa cómo usarlo en este video:

¿Qué pasa en tu cuerpo cuando dejas de comer?

Primero es bueno que conozcas las consecuencias de no respetar tus horarios de comidas para no afectar a tu cuerpo:

  1. Tu glucosa sufre una descompensación: Si tienes hambre, te duele la cabeza, te pones de malas y no te puedes concentrar, es que tus niveles de glucosa o azúcar, como comúnmente le llamamos, ya están bajos. ¿Por qué sentir eso, si podemos compensarlo comiendo cuando debemos?

  2. El cuerpo se estresa cuando no tiene azúcar: El cerebro necesita glucosa a lo largo de todo el día para poder trabajar, cuando no hay, salen al rescate las hormonas del estrés: cortisol y adrenalina, provocando consecuencias innecesarias como sentirnos presionados todo el tiempo.

  3. Además de perder músculo, ¿podríamos subimos de peso? Ni los especialistas en nutrición y tampoco, un estudio publicado en el Journal of the International Society of Sports Nutrition han identificado, si aumentar la frecuencia de las comidas tiene un impacto real en la disminución de peso o cambio del metabolismo, lo que sí es un hecho es que contribuye a llegar con menos apetito a la hora de sentarse a comer.

¿Qué puedo comer entre comidas?

Si no tienes idea de qué colaciones pueden ser adecuadas para tu estilo de vida, básate en el Plato del Bien Comer, para incluir alimentos de los tres grupos de alimentos que lo componen. Así, una colación adecuada podría ser: una fruta que sea fácil de manejar y que ni siquiera se necesite pelar, como manzana, plátano, uva o durazno. 

O si quieres opciones de mínima elaboración, te brindamos algunos ejemplos que podrían ser del agrado de tu paladar como: Zanahoria, jícama o apio en tiras con limón y chile en polvo, germen de trigo y alfalfa o Una manzana con crema de cacahuate y queso panela. ¿Más opciones? Checa este artículo donde te hablamos de la importancia de las colaciones y te mostramos más menús

Otras recomendaciones:

  • Entre menos tengas que preparar, mejor: deja todo casi listo desde la noche anterior, la clave está en la organización.

  • Deja tus colaciones en lugares estratégicos (coche, oficina, mochila), pues si ya es la hora de comer algo para compensar el apetito y no tienes nada a la mano, podrías optar por opciones que no te aporten los máximos nutrimentos.

Entonces ya sabes, no es bueno pasar más de cuatro horas sin alimento, planea tu día para poder realizar tres comidas fuertes: desayuno, comida y cena, y dos intermedias o colaciones: a media mañana y a media tarde. Date el tiempo y piensa en que 5 es mejor para sentirte bien, ¡no lo olvides!